En el homenaje a los maestros y maestras, no nos olvidamos de las de Infantil: es que merecéis una mención de honor

 

Foto: Alfredo Aguilar

Buenas, soy Emilio Calatayud. En el anterior comentario, hicimos un homenaje a los maestros y maestras, esos héroes involuntarios de los que casi nadie dice nada. Y no mencionamos a los maestros y, sobre todo, maestras de Infantil, pero no fue un olvido. Es que merecían capítulo aparte, una mención de honor, porque educan a los más pequeñines, a los reyes y las reinas de la casa. Pues, nada, que aquí está vuestro homenaje: gracias por vuestro trabajo tan delicado en unos tiempos más delicados aún. Y, como soy católico, que Dios os guarde.

Y muchas gracias también por vuestras quejas por no haberos mencionado en el anterior comentario. Así nos gusta, personas con carácter y reivindicativas, que hacen mucha falta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.