Gracias a los profesionales de los centros de menores, gracias a la España que se moja todos los días por los demás

 

Foto: Alfredo Aguilar

Hola, soy Carlos Morán. Seguimos cubriendo etapas y, aunque el cansancio por el confinamiento hace mella, hay que seguir adelante, que ya se empieza a ver la luz. Estamos más o menos en la mitad del camino, así que don Emilio quiere repartir de nuevo ánimos y agradecimientos para que no notéis tanto el peso de la mochila de los días. Y empieza por un elogio a la labor de un gremio que le toca muy de cerca: los profesionales de los centros de internamiento de menores infractores que están compartiendo el aislamiento con los niños. “Gracias por hacerle más llevadera la pena a los chavales. Gracias por apoyarles en esos momentos que echan en falta las visitas de sus familias o las salidas del centro… Gracias porque creo que es una lección que nunca olvidarán y contribuirá a que cambien el rumbo de sus vidas para mejor. Y gracias a los camioneros, a los sanitarios, repartidores, al personal de limpieza, a las cajeras… Gracias a esa España que se moja todos los días por los demás”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.