Mi tío Carlos dejó la abogacía para volver a su pueblo, Granátula de Calatrava, y hacerse pastor: ¡Viva el campo!

 

Buenas, soy Emilio Clatayud. Seguimos con el campo. Yo tuve un tío, Carlos se llamaba, que estudió Derecho y comenzó a ejercer de abogado en la provincia de Madrid. Era un buen despacho y él tenía una gran formación. Vamos, que valía para pleitear. Pero un día, siendo todavía bastante joven, tuvo una crisis de identidad y se dijo: “¡Pero qué pollas -él debió emplear otra expresión, pero yo pongo la granaína porque es muy expresiva, valga la redundancia- hago aquí si soy de Granátula de Calatrava (provincia de Ciudad Real)!”. Dicho y hecho, hizo el equipaje y volvió a Granátula de Calatrava para ser pastor. Y se murió siendo pastor. ¡Viva mi tío Carlos y viva el campo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.