La lección de Kirk Douglas: “Una gran vida con un final aún más grande: deja su fortuna para obras benéficas”

 

Hola, soy Carlos Morán. Me cuenta don Emilio desde su retiro temporal que está impresionado por el ejemplo que ha dado el actor Kirk Douglas al dejar toda su herencia, unos cincuenta millones de euros, para obras benéficas. No era la primera vez que lo hacía: antes había colaborado con asociaciones de enfermos de Alzheimer y tenía un oenegé para ayudar a los que no pueden ayudarse a sí mismos. “Fue un hombre que empezó de la nada y llegó a lo más alto, pero no se olvidó de dónde venía. Tuvo una gran vida, murió a los 103 años, con un final aún más grande: ha dejado toda su fortuna para ayudar. Se puede ser una estrella pero sin dejar de ser una buena persona. Un gran ejemplo para los chavales”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.