Una reflexión: la alegría que da cuando ves que tus hijos están encarrilados y te dices: “No lo hemos hecho tan mal”

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Como hoy es día de reflexión, yo estoy en ello. Y me ha venido a la cabeza esta reflexión: qué alegría, y alivio, se siente cuando ves que tus hijos están encarrilados y te dices: “No lo hemos hecho tan mal”.

Aunque ahora haya padres y madres que estén leyendo este comentario y les parezca imposible que eso les ocurra a ellos, seguro que también les llegará el día de disfrutar de ese instante.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.