Muchas veces son los propios ‘choricillos’ los que nos piden a los jueces y fiscales que les pongamos límites

 

Foto: Alfredo Aguilar.

Buenas, soy Emilio Calatayud. En unas ocasiones te lo dicen claramente y en otras lo dan entender, pero muchas veces son los propios ‘choricillos’ los que nos piden a los jueces y fiscales de Menores que les pongamos límites.  Muchas veces delinquen para llamar la atención, para que los quieran y saben que no hay amor verdadero si no te ponen límites. Están perdidos.

Pero los jueces y fiscales de Menores no somos sus padres ni sus madres, aunque muchas veces tengamos que hacer de padres y madres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.