En ‘Jálogüin’ vestimos a los niños de muertos y luego nos da cosa llevarlos a un entierro por si se traumatizan

 

Revista Mercurio

Buenas, soy Emilio Calatayud. La batalla está pérdida. Y la guerra también.  ‘Jálogüin’ ha ganado la partida. Hemos incorporado a nuestra cultura una fiesta importada, una ‘americanada’. Y la responsabilidad no es de los niños: es de los adultos, que hemos abrazado la ‘americanada’ con la fe de los conversos. No pasa ‘ná’. Pero creo que debemos ser un poco más coherentes: en ‘Jálogüin’ vestimos a los niños de esqueletos y los disfrazamos de muertos, pero luego nos da cosa llevarlos a un entierro porque se pueden traumatizar. ¿En qué quedamos?

Dicho lo cual, cada uno que haga lo que quiera. Yo sigo fiel a don Juan.,, aunque la noche de ‘Jálogüin’ un ninja quiso hacerse una foto conmigo, ja, ja, ja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.