Y el abrazo, gracias a Dios, también acabó con la americanada esa de saludarse chocando los puños, los meñiques, etc

Buenas, soy Emilio Calatayud. En el anterior comentario se me olvidó decir que los abrazos entre adolescentes también han acabado con esos saludos interminables copiados de los americanos que consisten en chocar las palmas, agarrarse por los meñiques o algo así y terminar chocando los puños. Y esa es la versión corta. Hay chavales que se tiran media hora haciendo esas bobadas para luego mantener una conversación tan interesante como esta: “¿Qué pasa tío?” “Ná” “Nos vemos”.

Y las gorras americanas parece que también están pasando ya de moda, gracias a Dios de nuevo. Yo me pongo la de las policías Nacional, Local o de la Guardia Civil… ¡a dónde va a parar…! (Y si la Ertzantza o los Mossos catalanes me regalasen una, también)

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.