Hay que negociar con los hijos, pero siempre llega el momento que hay que decir: “Soy tu padre y no somos iguales”

 

ideal.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. A los hijos hay que quererlos y respetarlos siempre. Y si hay discrepancias, negociar con ellos para llegar a acuerdos aceptables para toda la familia. Pero aún así, siempre habrá un momento en el que tendréis que decir: “Soy tu padre (o tu madre) y no somos iguales”. No falla: ese día siempre llega. Y si los hijos os dicen que sí sois iguales, que es lo que dicen la Constitución y los Derechos Humanos, vosotros tendréis que responder: “Vale, pero yo soy más igual que tú. Ya llegará el día que seas padre (o madre) y entonces serás más igual que tu hijo. Pero que sepas que te quiero mucho”.

No es autoritarismo, es amor de padre y de madre.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.