Oído en la calle: “Fin de curso, se os acabaron las vacaciones, abuelos”

Buenas, soy Emilio Calatayud. Una chica muy simpática y jovial sale con su hijo del colegio. Era el último día de clase. Fuera esperaba un matrimonio maduro. Son los abuelos. Abrazan con cariño a la joven y al pequeño. Se felicitan por el final del curso. El chaval ha aprobado todo. Y entonces la mamá suelta la frase: “Fin de curso, se os acabaron las vacaciones, abuelos”. La chica ríe. Es una broma…, pero los abuelos ponen cara de susto. Normal.

Vamos a ver, lo que digo siempre, los abuelos no son los padres. Los abuelos ya ejercieron de padres y ahora tienen que ejercer de abuelos. No abusemos de ellos. Ni lo contrario: que vean a sus nietos, pero con mesura. En el término medio está la virtud. Sabemos que con los sueldos que se pagan hoy en día a veces no queda más remedio que recurrir a los abuelos para que echen una mano con los nietos. Y eso está bien. Pero sin acostumbrarse. Los abuelos se han ganado unas vacaciones continuas con su esfuerzo.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.