“Mantenerte encerrado nos cuesta a todos 200 euros al día, ¿algo que decir?” “Gracias”

 

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Cuando celebramos juicios, me gusta recordar a los niños de aquí y de allá que el sistema de justicia de menores se mantiene gracias a los impuestos de todos. Ustedes, queridos lectores del blog, y nosotros aportamos dinero para rehabilitar a los niños y los jóvenes, y evitar que sigan delinquiendo cuando sean mayores. La buena noticia es que en la mayoría de los casos lo conseguimos, así que es un dinero muy bien empleado. Pero eso no quita para que se lo recuerde a los acusados, porque tienen que saber que esos fondos no nacen de la nada: son el fruto del trabajo de todos los ciudadanos. Creo, modestamente, que eso también es educar.

Pues bien, el otro día le solté el rollo este a un chaval y esto fue lo que ocurrió:

“Mantenerte encerrado nos cuesta a todos los que estamos en esta sala y a los que están fuera 200 euros al día, ¿algo que decir?”, le pregunté.

Y el me respondió con una sola palabra: “Gracias”.

Me quedé sin palabras y mira que es difícil. Lo normal cuando les hago la pregunta es que no digan nada. Pero este ‘choricillo’ dio las gracias. Entendió la esencia de la justicia de menores: castigo, reparación y una nueva oportunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.