La dirección de un colegio, a punto de llamar a la Guardia Civil para que controle a un alumno de tres años

 

Foto: Ramón L. Pérez

Buenas, soy Emilio Calatayud. Os voy a contar una historia real y luego haré una reflexión al respecto. Empieza el curso en un colegio de infantil y primaria de un pueblo de Granada. En una de las aulas de los más pequeñines, un niño de tres años le pega a un compañero. Luego, coge una silla y golpea a otro alumno. La maestra, escandalizada, le dice que se esté quieto y el niño le pega también a la maestra. Lo llevan a dirección y, allí le dicen que como no deje de agredir llamarán a la Guardia Civil. Contestación del niño: “Pues yo llamo a mi padre para que os pegue”.

Y ahora la reflexión: ¿Hasta donde bajamos la edad penal? ¿Hasta los dos años? O la ponemos directamente en los recién nacidos y si se cagan en su madre (con perdón), los denunciamos por maltrato. Me río por no llorar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.