No me parece mal llamar Lobo a un hijo, eso sí, los padres deben asumir que puede haber cachondeo con el nombre

Buenas, soy Emilio Calatayud. La noticia se ha convertido en eso que llaman una serpiente de verano: una pareja ha decidido llamar Lobo a su hijo y, en un principio, ha habido un poco de resistencia por parte de la autoridad, pero al final parece que el tema se ha arreglado y el chiquillo se llamará Lobo. A mí no me parece mal. No es un nombre ofensivo. Hay niñas que se llaman Luna y algún señor al que le pusieron León. Eso sí, los padres deben asumir que puede haber cachondeo con el nombre. Por ejemplo, que sus amigos digan: “¡Que viene el Lobo!”, que ya sabemos cómo son los niños. Pero tampoco pasa nada. Yo sé que hay padres que asustan a sus hijos diciendo: “¡Que viene el juez Calatayud!”, ja, ja, ja. Y lo llevo bien.

Además, cuando cumpla 18 años, Lobo podrá cambiarse el nombre si quiere. De momento, que sea feliz y que tenga suerte en la vida. Por cierto, ¿le cantará su madre lo de ‘cinco lobitos’?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.