‘Condenados’ a ser amigos

Buenas, soy Emilio Calatayud. A los funcionarios de justicia que nunca han trabajado en un juzgado de Menores suele llamarles la atención la estrecha relación que, en general, suele establecerse entre el chaval infractor y todo el personal del juzgado. “¡Los condenan y luego vienen para dar las gracias,increíble!” Pues sí, eso es lo que suele pasar. Y es una satisfacción para todos. Estamos ‘condenados’ a ser amigos de nuestros ‘choricillos’. En cambio, no podemos hacernos amigos de los que absolvemos, porque no vuelven por el juzgado, ja, ja, ja.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.