Menos ‘guasap’ y más hablar

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo admito, tengo ‘guasap’, pero básicamente lo utilizo para comprobar que mis hijos o mis hermanos están vivos. Por las mañanas, lanzo un mensajito “¿Qué tal hijo (o hija)? ¿Estás vivo (o viva)?”. Y ellos responden: “Si, estoy vivo (o viva)”. Y me quedo más tranquilo. Pero si además de decirme que están vivos, añaden que tienen un problema, entonces paso del ‘guasap’, descuelgo el teléfono y hablo con ellos. En realidad, y aunque están lejos y ya viven su vida, procuro hablar con ellos todos los días. Y cuando digo hablar, digo hablar. No ‘guasapear’. Conozco personas que estaban tan atrapadas por el ‘guasap’ que se les estaba olvidando  hablar. Y no les ocurre solo a los niños o los adolescentes. Si estás enganchado, resérvate al menos un día a la semana para hablar con tu familia. Pero para hablar de verdad. Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.