Condenado por ocho asaltos a punta de navaja un niño de solo 14 años

El niño se pasó la mañana sentándose y levantándose del banquillo de los acusados del tribunal de Menores número uno de Granada. Ocho veces en total… y otras tantas condenas. El resultado de toda esa “gimnasia judicial”: ocho años de internamiento en un correccional (y parece que la cosa no se quedará ahí, porque en “Menores dos” le esperan varios expedientes más).
Es un castigo muy severo, pero es que el muchacho se lo ganó a pulso. Durante los meses de octubre y noviembre de 2009, se convirtió en una pesadilla para los adolescentes que frecuentaban el parque Federico García Lorca de la capital granadina. Con sólo 14 años y acompañado de un joven mayor de edad, perpetró una oleada de asaltos a punta de navaja que generó una notable «alarma social», tal y como reconoció la propia Policía Nacional. «Dame todo lo que tengáis si no queréis que os raje», era la amenaza que figuraba en el inicio de cada drama.
La persistente “campaña de robos” obligó al Grupo de Menores del Cuerpo Nacional de Policía a establecer una dispositivo especial de vigilancia para intentar detener a los sospechosos. La “emboscada” funcionó. Agentes de paisano interceptaron a los dos “atracadores” callejeros en el propio parque Lorca, que a estas alturas se había convertido ya en su “hábitat natural”.
El menor y su compinche no fueron cogidos con las manos en la masa. Al parecer, la activa pareja de cacos reconoció a los funcionarios camuflados y se limitó a sentarse en un banco para disimular.
Si ese día tenían un plan, que parece que sí, lo dejaron correr al percatarse de que la Policía les pisaba los talones. No les sirvió de nada fingir que aquello no iba con ellos. Los investigadores disponían de numerosos testimonios incriminatorios contra ellos. Varias víctimas acabarían por identificarlos sin ningún género de dudas. Su suerte se había acabado.
En este sentido, el menor terminó por admitir su participación en una espectacular -por lo amplia- relación de asaltos. Cuando llegaron los juicios -lo que ocurrió hace unos días-, no se desdijo y reiteró su confesión: él era el autor de ocho asaltos.
La lista es la siguiente: día 10 de octubre de 2009: botín, 77 euros -las cantidades siempre son el resultado de la suma de dinero en metálico y del valor de los teléfonos móviles que sustraían-; 17 de octubre, 447 euros; 21 de octubre, 323 euros; 22 de octubre, 140 euros; 14 de noviembre, 119 euros; 16 de noviembre, 60 euros; 20 de noviembre, 64 euros; y 24 de noviembre, 342 euros. Este último robo tuvo lugar en la calle Tete Montoliú -cerca de la Estación de Autobuses de la capital- y no en el parque Lorca: se ve que los cacos presentían que su insistencia en exprimir ese lugar podría acabar siendo su perdición y “trasladaron” el “negocio” a otro zona de la ciudad. No se equivocaban. En cuanto decidieron volver por donde solía, fueron detenidos.
En total, la pesadilla del parque Lorca logró un beneficio ilícito de casi 1.500 euros.

(La noticia ha aparecido hoy en IDEAL de papel e www.ideal.es)

2 Comentarios

  1. Es cierto que un caso de estos parece desalentador. No obstante, hay un hueco para la esperanza: el muchacho va a entender, como mínimo, que no está sentado en la impunidad -como parecía hasta ahora- con todo lo que ello lleva de ejemplar para otros. Por otra parte, si en ese tiempo de internamiento se consigue algo…tenemos que creer en la posibidad de la educación, aunque ya sea algo tarde. Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.