El Defensor del Pueblo Andaluz y el “grave” fenómeno de los hijos que pegan a sus padres

Que haya luz: no hay mejor consejo para poner coto a la epidemia de los hijos que pegan a sus padres. Intentar ocultar el problema (como sucede con el acoso escolar) o ignorarlo no sirve de nada. Sólo lo empeora. Es lo que viene a decir el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, en estas declaraciones que ha hecho a la agencia Europa Press. “El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, animó hoy a los padres a pedir ayuda especializada ante la agresión por parte de sus hijos, un fenómeno “serio y grave” que, según dijo, es “creciente”, de modo que desde principios de la década ha crecido entre un 30 y 40 por ciento.Según indicó Chamizo, ya en 2001 la institución comenzó a recibir a personas que solicitaban ayuda porque “no podían controlar la agresividad de sus hijos”. Posteriormente, en 2003, el Defensor, ante la reiteración de casos, advirtió en el Parlamento la existencia de una nueva variante de la violencia intrafamiliar, la dirigida de los hijos a los padres.Sin embargo, las medidas que se han tomado para frenar este fenómeno “han sido tardías”, dijo, y desde entonces los casos de violencia de hijos a padres han crecido en torno al un 40 por ciento, según los datos que se recogen en la memoria de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). El perfil tipo de estas conductas agresivas se corresponde, según explicó, a jóvenes de entre 14 y 17 años fundamentalmente, pertenecientes a familias de nivel medio o medio alto. De hecho, recordó que el primer caso que llegó a la institución fue el de una pareja compuesta por una abogada de prestigio y un profesor universitario que decían no poder controlar a su hijo.

El Defensor insistió en que existen medidas para frenar este tipo de comportamientos disruptivos que “tienen solución”, como terapias familiares y, de ser necesario, el traslado temporal de los menores a pisos de convivencia tutelados, que es la opción que “está dando mejores resultados”.

“Se ha comprobado que una vez que los menores con problemas de conducta viven durante un tiempo en pisos tutelados dónde se les ponen los límites que sus padres no han sabido imponerles, el nivel de reincidencia es bajísimo”, aseguró, insistiendo en que “cuando la convivencia se ha destruido lo mejor es que el menor salga de casa temporalmente para que pueda comprender qué ha sucedido”.

Según el Defensor, las causas de base que están detrás de este fenómeno se encuentran en el modelo económico imperante, que obliga a ambos progenitores a trabajar prácticamente todo el día fuera de casa “desatendiendo el cuidado y atención de sus hijos”.

 

3 Comentarios

  1. Buenas Tardes :
    Me hace gracia que se acuse a la educación de los padres en el tema del maltrato de hijos a padres.
    Lo que hay que empezar a estudiar los casos que se están dando por separado y no generalizar.
    En mi caso tengo tres hijos y yo he educado a los tres de la misma manera las mismas normas y los mismos castigos nunca he sido una madre que desatendiera a ninguno de los tres y solo yo se lo que he tenido que luchar para educarles y sacarles adelante.Llevamos muchos años de infierno y de malos tratos físicos y psicológicos por parte de mi hija la mayor que ahora cuenta con 14 años.Desde muy pequeñita siempre ha sido una niña con un carácter bastante particular y siempre he buscado ayuda .Y siempre he recibido la misma contestación \"Que soy una exagerada\"y \"que si se me había acabado la paciencia que me comprara otro saco\",etc…
    La he llevado a psicólogos ,psiquiatras a servicios sociales departamento de familia y menor,a orientadores,etc… Y después de demostrar la educación que ha recibido y de hacerla pruebas medicas han coincidido todos con que es genético y que la educación que la di no ha sido la culpable de como es ella.
    Ya no solo es agresiva en casa sino también en la calle y en el instituto.El caso fue trasladado a menores y cerraron el caso por que hasta que no ocurriera algo mas gordo no podían hacer nada.Amenazo a mi hija pequeña con un cuchillo de cocina ,con matarles si me contaban lo que les hacía,cuando esta en casa yo tengo que acompañar a mis hijos al cuarto de baño por que sino se lía con ellos a golpes,roba en casa y fuera también,etc… En el instituto la tienen miedo por que cuando la da la gana se lía a golpes y a insultos con los compañeros y a los profesores les insulta .Y en la calle tres cuartas de los mismo. Se va de casa cuando la viene en gana aparece cuando quiere y menores que se supone que están para velar por los menores,nos han dado la espalda.Se la llevaron a un centro de menores hace un tiempo por orden de un fiscal y a los tres dias me la trajeron a casa y me amenazaron con llevarse a mis hijos pequeños si no firmaba lo que me ponian delante.Mis hijos ya han sufrido bastante como para permitir que me les hagan mas daño,y tuve que firmar .Claro esta la cosa fue a peor,Hace una semana se volvia a ir de la casa y cuando la localizamos le dijo a la guardia civil que no iba a volvar a casa Entonces llamaron a fiscalia y dio orden de volver a llevarla al centro otra vez y con tal que llego alli volvieron a llamarme diciendo que si ella no habia sido la que denunciaba,ni tenia un parte de lesiones de haber sido maltratada me la traian de nuevo a casa .Señor Chamizo yo no hago nada mas que denunciar en el cuartel y si no es ella me tengo que aguantar.Familia y menor de aqui han denunciado el caso a fiscalia de menores tenemos un juicio primeros de Junio y solo le pido a Dios si es que realmente existe que no me obligen a volver a tenerla en mi casa .

  2. “No han sabido imponerles” No lo han hecho y no siempre es por no saber (pues se las imponen perfectamente a terceros)
    No se porque el Defensor busca las causas de base… En mi opinión es que la comunidad, la vecindad, ha dejado de educar ¿Que normas impones a tus hijos? los vecinos te criticaran. Antes todo el vecindario seguía las mismas normas. Los hijos se saltaban las normas. Hoy no pueden saltarse las normas, no las hay.
    El modelo económico? siempre se ha trabajado mas horas, no había tantas máquinas, eran mucho menos productivos… (si trabajamos todos 8 horas destruiremos el mundo). Eso si las familias de tres, y los niños “llavero” debían ser escasos.

  3. Lo veo cada día, por ejemplo en mi comunidad de vecinos, en los que la mayoría son parejas jóvenes con niños de 0 a 9 años de promedio. Nuestro patio común se ha convertido en lugar de reunión de mamás, papás y vástagos TODAS las tardes del año y TODOS los días del verano. Los niños gritan (normal), patinan por las rampas, suenan trompetitas, celebran cumpleaños en que destrozan todo y ensucian todo (invitan a medio pueblo… en nuestro patio)… mientras las mamás comen pipas en los bancos, charlando con otras mamás.

    En los restaurantes es cada vez más frecuente que haya uno o varios niños gritando y corriendo a pilla-pilla entre mesas. Y yo me pregunto ¿si he criado a dos hijas y nunca les he permitido molestar en lugares públicos, por qué ahora es de otra forma? Luego voy más lejos y veo a esos enanitos de menos de 9 años cuando tengan 13 o 14. Se han criado sin freno, sin miramientos a terceras personas, no porque sean malos, sino porque nadie les ha enseñado. Si les llamas la atención, los padres (ante los pequeños) se dan por ofendidísimos y hablan de derechos infantiles. Luego, cuando se revuelvan contra los propios padres, llegará el momento de las lamentaciones. Pero es lo que hay. Nada puede hacerse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.