Cómo les vamos a exigir a los menores que no beban alcohol si los adultos hemos convertido las fiestas patronales en botellones institucionalizados

 

Jesús Ferrero/ El Correo

Buenas, soy Emilio Calatayud. Parece que el Congreso y el Senado ya están en la recta final para dictar una ley que proteja a los menores del consumo de alcohol, lo cual es muy loable. La ley, y ya hemos hablado de esto en otras ocasiones, contempla la posibilidad de multar a los padres de los menores que se emborrachen. Y si los padres quieren librarse de pagar, deberán acudir con los niños a cursos contra el alcoholismo. Me parece bien. Son pasos en la buena dirección, pero también hay que dejar claro que todo esto tiene que ir acompañado de un cambio social para que no se quede en nada. Me explico con un ejemplo que creo que se va a entender:  Cómo les vamos a exigir a los menores que no beban alcohol si los adultos hemos convertido las fiestas patronales en botellones institucionalizados.

Por cierto, y ya lo he dicho alguna vez, la ley también debería incluir multas para los políticos que permitan los botellones.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.