No soy maestro, ni psicólogo, ni pedagogo…; soy ciudadano, padre y juez penal, y mis opiniones son discutibles y mis sentencias, apelables


FOTO: ALFREDO AGUILAR

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo digo siempre en las conferencias y lo repito aquí: no soy maestro, ni profesor -aunque he impartido clases en Derecho y me gustaba-, ni psicólogo, ni pedagogo…; sencillamente soy un ciudadano de este país -y cuando digo este país, me refiero a España-, un padre y un juez penal, y mis opiniones, faltaría más, son discutibles y mis sentencias apelables. No sé si es mucho o es poco, pero es lo que soy. Y lo que digo es fruto de mi experiencia como ciudadano, padre y juez penal especializado en menores. Ni más ni menos. No pretendo tener la razón. Es cierto que hay personas, y yo se lo agradezco, a las que les interesa lo que digo. Pero eso es porque he tenido suerte y he caído bien. Cuando deje de tener suerte y caiga mal, pues a nadie le interesará lo que digo, pero yo lo seguiré pensando. Y no pasará nada. Lo tengo asumido. No tenemos que tomarnos demasiado en serio. Yo no lo hago. Y soy feliz.

Deja un comentario