El tormento del WhastApp: “Quiero volver contigo, asquerosa, embustera, eres mía”

 

 

 

Hola, soy Carlos Morán, el compañero de blog de don Emilio. Si te insulta, te amenaza, te controla y te pega, no te quiere. Aquí os dejamos una historia que lo demuestra.

«Quiero volver contigo, embustera, asquerosa», dijo el adolescente a través de WhastApp a la chica, también menor de edad, con la que había mantenido una relación que acabó en ruptura. No fue un incidente aislado. Las llamadas amenazantes se repitieron. Y siempre con esa desquiciante mezcla de odio y supuesto amor tan típica de la mentalidad machista.

El chaval fue ampliando progresivamente el círculo de los objetivos de sus mensajes intimidatorios. “Voy  a ir a tu casa y te voy a montar un pollo a ti y a tus padres”Pero lo que más sacaba de quicio al muchacho era la posibilidad de que su expareja iniciase una nueva relación. «Como vea que estés con otro…, como me entere, te juro que lo voy a matar. Le doy una paliza…».

La víctima pedía a su exnovio que la dejara en paz, pero él siguió atosigándola. Incluso llegó a darle un manotazo en una ocasión en que él la buscó en la calle.

Y el tormento del WhastApp no paraba. «Eres mía, me cago en todos tus muertos…». Hasta que la intervención de las fuerzas de seguridad y de la Fiscalía de Menores de Granada cortó en seco la escalada. En este sentido, el acosador acaba de ser condenado por un delito de violencia de género. En realidad, el acusado evitó la celebración de la vista oral del juicio al reconocer que, efectivamente, fue él el autor de las llamadas amenazantes.

Deja un comentario