Llegan las notas escolares, si hay algún suspenso también es normal. Además, al paso que vamos todos los niños acabarán aprobando por ley

 

 

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Llegan las notas escolares en un momento delicado: cuando ya se ve a los Reyes Magos en el horizonte. O sea que, si son malas, puede existir la tentación de tomar represalias y encargar carbón a sus majestades. Aquí, como en todo,  sentido común y término medio. Si hay algún suspenso, también es normal. Lo que no es normal es tener ocho, como me ocurrió a mí y he conseguido ser juez… así que irritaciones las justas.

Además, al paso que vamos igual pronto no habrá nadie que suspenda, todos los niños aprobarán por ley… Por la ley del mínimo esfuerzo, claro.

Deja un comentario