Decir que no a un hijo duele, pero es conveniente

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. En general -siempre pongo la muletilla ‘en general’ porque me acusan de meter a todos en el mismo saco y no es lo que pretendo-, los padres de hoy tienen más formación, pero les falla el sentido común. Decir que no a un hijo puede hasta doler, pero es conveniente. Es más fácil decir que sí, o no decir nada, que decir que no. Nuestros abuelos y nuestros padres, y me refiere a los de mi generación, igual tenía menos formación pero tenían más sentido común. Me acuerdo cuando mi padre me decía aquello de ‘Si me va a doler más a mí que a ti”. Y te decían que no.

Deja un comentario