Hay niñas, y niños, que se hacen fotos como putas, y putos, y las suben a las redes…

Buenas, soy Emilio Calatayud. No quiero pelearme con nadie ni que nadie se pelee por mí. Y, por supuesto, acepto todas las críticas porque creo en la libertad de expresión. Esta mañana me han invitado a participar en el programa de ‘La mañana de TVE 1’ y he dicho, hablando de los peligros que pueden encerrar las redes sociales para los menores, que hay niñas que se fotografían como putas y luego suben esas fotos a las redes sociales. Olvidé decir, pero lo digo ahora, que también hay niños que hacen exactamente lo mismo. Esta frase, a pesar de que suelo utilizarla en mis charlas, ha levantado una cierta polémica. Con ese lenguaje duro, lo admito, quiero llamar la atención sobre una realidad que está ahí y que veo a diario en mi juzgado. Busco provocar una reacción en los padres para que protejan a los menores de sí mismos. Después de las fotos, pueden venir los acosos, los abusos y las violaciones. Y de hecho pasa con más frecuencia de la que nos imaginamos. Os recuerdo que en España, los menores no pueden consentir relaciones sexuales hasta los 16 años, pero la realidad es que las están manteniendo desde los trece o menos… Pues esas relaciones son, en principio, delictivas (y que conste que yo propuse que la edad para consentir se quedase en los catorce, porque los niños están bastante más adelantados en esta materia de lo que se piensa).

A partir de los 18, que cada uno y cada una  exploten su intimidad o su cuerpo como quieran, pero las leyes nos obligan a proteger a los menores y velar por su seguridad. Y si para eso hay que emplear la palabra puta o puto, pues seguiré empleándola. ¿Si dijera que se fotografían en posturas subidas de tono, se preocuparían los padres o se reirían?

Lo extraño es que escandalice más la forma de dar el mensaje que el contenido del mensaje, que es lo verdaderamente preocupante.

Deja un comentario