Vigilar la intimidad de los menores puede ayudar a prevenir el terrorismo juvenil

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Como ya todos sabréis, en los ataques terroristas de Cataluña murieron tres menores de edad cuando iban a matar a otras personas en el paseo de Cambrils. A mi juicio, a este hecho tan insólito no se le ha prestado demasiada atención… Y habría que hacerlo. Dicen sus familias y los que conocían a esos chavales que nunca vieron nada raro, que eran normales… aunque, por otra parte, algunos parece que habían dejado algunos mensajes preocupantes en las redes sociales.  El caso es que hay quien me ha preguntado que qué se puede hacer para impedir que un menor llegue a convertirse en un terrorista infantil o juvenil. Como es evidente, no tengo la solución a esa respuesta. Y si la tuviera, ya se la habría hecho llegar a las fuerzas de seguridad. Lo que sí puedo dar es algún consejo, que no es nuevo, pero puede ayudar a prevenir este y otros peligros: los padres tienen que inspeccionar o supervisar la intimidad de los hijos menores de edad. Alguna vez he utilizado la expresión violar la intimidad de nuestros hijos y hay quien se ha escandalizado. Así que hablemos de vigilar o supervisar lo que hacen en las redes sociales, en Internet…: deberíamos conocer las contraseñas de sus móviles, por ejemplo, y echar algún vistazo de vez cuando.  O qué guardan en los cajones y en los bolsillos. O si han empezado a frecuentar nuevas compañías.

Si hacemos eso, les protegemos a ellos (por ejemplo, de los acosadores que abundan en las redes), pero también nos protegemos nosotros.

Y si nos descubren, que nos denuncien. A ver qué dice la justicia.

Deja un comentario