“Mi hijo sólo tiene ocho años y se me está yendo de las manos”

Buenas, soy Emilio Calatayud. Hay parejas que tienen hijos muy pequeños, ocho o nueve años, y admiten que se les están yendo de las manos. ¿Qué se puede hacer en estos casos? La verdad es que no puedo ofrecer una respuesta rotunda. Son niños muy chicos… Lo  único que parece que está claro es que los padres necesitan apoyo social y seguramente psicológico. En Granada hay varias asociaciones sin ánimo de lucro que están haciendo un trabajo muy interesante con familias con hijos rebeldes o muy rebeldes…, pero los chavales no tan pequeños, la verdad. Y también están las instituciones, la Junta de Andalucía y los ayuntamientos tienen programas para abordar estos problemas. Yo acudiría a estos servicios para que me orientasen.

Estas situaciones son muy complicadas, porque los propios padres pueden sentir vergüenza por lo que les está ocurriendo. Es muy difícil asumir que no puedes con un niño de ocho o nueve años. Y si lo cuentas, tienes miedo de que se rían de ti, pero si callas, las cosas pueden ir a peor.

Deja un comentario