“Hola, don Emilio, usted me condenó y luego he sacado las oposiciones de policía, guardia civil y bombero”

Buenas, soy Emilio Calatayud. El otro día estaba paseando por Granada y se me acercó un señor de entre treinta y cuarenta años con muy buena planta. “Hola, don Emilio, no se acordará de mí, pero usted me condenó cuando tenía 16 años. A mí no se me ha olvidado”.

Me preocupé un poco. ‘A ver qué le hice a este’, pensé para mí y luego se lo pregunté en voz alta: “¿Qué medida te puse?”

“Una redacción de 20 folios ¡por las dos caras!. Lo de las dos caras me mató, ja, ja, ja”.

‘Bueno, se ríe, así que parece que se lo tomó bien’, pensé otra vez para mí. Y como ya me había picado la curiosidad, le pregunté que qué tal le había tratado la vida. “Bien, me he sacado las oposiciones de policía, guardia civil y bombero”.

‘¡Madre mía!’, dije yo, y casi me sentí más orgulloso que él.

Nos despedimos y él se fue repitiendo: “Por las dos caras, ja, ja, ja”.

Creo que será un buen policía, un buen guardia civil o un buen bombero. Y, por supuesto, una buena persona.

 

Deja un comentario