Niños pequeños, problemas pequeños, niños grandes, problemas grandes; te quitas de problemas cuando te mueres

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo que voy a contar a continuación está especialmente dedicado a todos los que acaban de ser papás y mamás. Gracias por traer niños a este mundo -y gracias también porque así los jueces de Menores tendremos trabajo en el futuro, ja, ja, ja-. Vamos a allá: niños pequeños, problemas pequeños, niños grandes, problemas grandes; te quitas de problemas cuando te mueres.

Primero os preocuparéis por si se engancha al pecho de la madre o no: ‘Que si me coge, que si no me coge’. Todo el día con la duda. Y por la noche, más dudas: ¿Respirará o no respirará? ¿Por qué llorará o por qué no llorará? No vives. Y cuando empieza a andar, más problemas: que si lo atamos con ‘correíllas’, que si no. Luego, la guardería: todos los mocos se los llevará vuestro crío y está siempre malo. Cada dos por tres, un viaje a urgencias: Urbasón, Apiretal, Dalsy… y vuelta a empezar.

Cuando el niño cumple seis o siete años lo normal es que algún día  llegue a casa descalabrado o con la piernecilla rota. Y luego cumple catorce y comenzará a daros la lata con la moto: que si cómprame la moto, que si todos tienen moto… Y cederéis.  Y, claro, nuevos problemas: ¿Llevará casco o no llevará? Y a los 18: ya no quiero la moto, ahora quiero el coche. Dame para sacarme el carné… Y vosotros ¿Le damos para el carné o no le damos?; ¿le dejamos el coche o no se lo dejamos?; ¿con quién irá?; ¿dónde andará?; ¿cómo vendrá?’. Después, que si la novia o el novio, que si se casa o no se casa, que si será feliz o no, que si se divorciará o no, que si el trabajo, Y un buen día, os traerán a los nietos para que los cuidéis, y otra vez a empezar… Ya digo, descansaréis cuando muráis. Eso si, los hijos dan muchas satisfacciones. Eso dicen…

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.