Tan malo es tolerar el delito como tratar a todos los ciudadanos como delincuentes

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo repito siempre que me dejan: los extremos no son buenos. Pasar de la represión a la ausencia total de normas no suele ser una buena idea. Tan malo es un estado que tolera el delito como el que trata a todos los ciudadanos como delincuentes. Tan desaconsejable es educar sólo con prohibiciones como no poner ningún límite. No se puede pasar del profesor don José al colega Pepito. En el término medio esta la virtud. Lo difícil es encontrar el término medio. La única brújula que existe para lograrlo es el sentido común, pero también es el menos común de los sentidos. Pero no hay que desanirmarse, lo importante es intentarlo.

Deja un comentario