“Tengo un paciente menor con una enfermedad venérea, ¿se lo puedo decir a sus padres?”

Los niños y los adolescentes tienen derecho a la intimidad. ¡Faltaría más! Pero ese derecho a disfrutar de un ámbito de privacidad no es absoluto. Existen límites. Con alguna frecuencia, hay pediatras que tienen pacientes de doce o trece años que han contraído una infección venérea por mantener relaciones sexuales y dudan sobre si deben informar a los padres o preservar el derecho a la intimidad de los niños, y el secreto médico. Pues bien, cuando está en juego la salud de los menores, el interés superior del menor, es eso lo que hay que proteger prioritariamente. ¿Cómo vamos a velar por la salud y la seguridad de nuestros hijos, como es nuestro deber, si no podemos saber lo que les pasa para no perturbar su intimidad? Además, somos los responsables civiles de lo que hagan.

Deja un comentario