Pedro García Aguado, un ejemplo de que las segundas oportunidades (y las terceras, etc) tienen sentido

Buenas, soy Emilio Calatayud. Conocí a Pedro García Aguado en una cena benéfica en la que, además de personas de la realeza europea, había héroes, caso de uno de los bomberos que participó en los rescates de las víctimas del los atentados de las Torres Gemelas. El propio Pedro, aunque todavía quedaba mucho para que fuera el popular Hermano Mayor, también era un héroe. Me impresionó mucho su historia: eso de estar en lo más alto, para acabar cayendo en lo más bajo y luego volver a salir a flote me pareció un gran ejemplo. Me sirvió para convencerme aún más de lo que importante que es dar una segunda oportunidad a las personas. Una segunda, una tercera y hasta una cuarta… La vida de Pedro es un ejemplo de que las segundas oportunidades tienen sentido. Y eso es lo que hacemos en la Justicia de Menores, dar segundas oportunidades y la gran mayoría las aprovechan.

Cuando mi mujer murió, a mi la vida me dio una segunda oportunidad y estoy con una persona que me hace feliz. ¿Cómo no voy a dar yo una segunda oportunidad a otros?

Por lo demás, Pedro y yo nos caímos bien y desde entonces somos amigos. Nos vemos el 8 de junio en el Parque de las Ciencias de Granada.

 

Deja un comentario