Una muerte que ojalá sirva para concienciar a los que no vacunan a sus hijos

Buenas, soy Emilio Calatayud. Finalmente ha fallecido el niño de seis años que contrajo la difteria por no estar vacunado. Vaya desde aquí nuestro pésame a sus padres y a su familia. No es momento de reproches. Nadie está preparado para la muerte de un hijo. No hay nada peor que un hijo se vaya antes que sus padres. El único consuelo que nos queda es que ojalá este drama sirva para concienciar a esa minoría de padres que todavía no vacunan a sus hijos. Le harán un favor a sus hijos y también a los hijos de los demás.

Deja un comentario