Cuando es la autoridad la que quita la autoridad a los maestros y profesores

Buenas, soy Emilio Calatayud. Parece que estamos todos de acuerdo en que los padres que quitan la autoridad a los maestros y profesores de sus hijos hacen un flaco favor a los docentes, a sus hijos y a sí mismos, porque, más pronto que tarde, los chicos se volverán contra ellos. Pero vamos un paso más allá. Tampoco ayuda nada que sea la propia autoridad la que quite autoridad, y valga la redundancia, a los profesores y maestros. Y algún caso se ha dado. Es un disparate que Educación apruebe a un chaval que ha suspendido todo porque los padres lo han pedido, y esto ha sucedido. ¿En qué lugar quedan los profesores? ¿Cómo es posible que un niño apruebe por decreto ley? ¿Cómo podemos equivocarnos tanto? Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.