Robagallinas y delincuentes de cuello blanco

Buenas, soy Emilio Calatayud. Dice el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, que hay que cambiar la ley porque está pensada para perseguir a los robagallinas y no a los grandes defraudadores. Estoy de acuerdo. Nuestras leyes casi no sirven para encausar a los delincuentes de cuello (o guante) blanco y, como cualquiera puede observar, cada vez hay más en esta España nuestra. Cada vez desconfío más de los que van con corbata (y yo me la pongo en los jucios). Siempre he entendido que la corbata era una prenda que inspiraba respeto y confianza, pero ahora sucede lo contrario. Yo tengo amigos que nunca se han puesto una corbata y están en la cárcel por robagallinas, y me fío mucho más de ellos que de algunos que van muy elegantes con trajes y corbatas de miles de euros (que generalmente no son suyos). Un saludo.

3 Comentarios

  1. El comentario del Sr. Lesmes me ha sorprendido, no por lo que dice ya que estoy de acuerdo con ello, si no por el hecho que él, siendo Magistrado y ocupando puestos de poder, no haya intentado nada por cambiar esa ley.

    Saludos

Deja un comentario