NIN, Reznor y Ross: música Tétrico-Noir

En la vida de todo seriéfilo, cinéfilo y aficionado al género negro hay un antes y un después del episodio 8 de la nueva temporada de “Twin Peaks”. Nunca se había hecho nada igual. Se trata de una hora de fascinante ida de olla, en el más estricto sentido de la expresión, en la que pasan un montón de cosas aunque, en realidad, no ocurre nada. Narrativamente hablando.

El episodio 8 de “Twin Peaks” obliga al espectador a posicionarse, fervientemente a favor o iracundamente en contra. No caben medias tintas, que para David Lynch y para Mark Frost, la virtud jamás puede estar en el término medio.

 

El episodio 8 es una concatenación de secuencias oníricas, recreaciones pictóricas y personajes surgidos de un surrealista Más Allá en el que la música, como en todas las películas y series de David Lynch, desempeña un papel esencial. Y, como no podía ser de otra manera, el grupo que protagoniza la actuación musical de este capítulo, histórico y memorable, de la historia de la televisión es Nine Inch Nails.

 

Hablar de NIN es hablar de su fundador y único miembro oficial de la banda, el fascinante y camaleónico Trent Reznor, en su quíntuple función de productor, cantante, compositor, multiinstrumentista e ingeniero de sonido.

 

Hablamos de una de las grandes bandas de rock industrial de los años 90, la década prodigiosa del metal norteamericano, y cuya impronta permitió la aparición de otros grupos míticos e icónicos como Marilyn Manson, con tantas vinculaciones estéticas y temáticas con lo más oscuro y terrorífico del Noir norteamericano.

 

Discos como “The Downward Spiral” o “The Fragile”, que ocupan la cúspide de la escena musical de los 90, permiten múltiples reinterpretaciones y adaptaciones para sus presentaciones en directo, que NIN es un grupo abierto y en permanente estado de cambio y adaptación. De esa manera, era inevitable que Reznor llegara al cine. Y lo hizo por la puerta grande, en 1997, cuando produjo la banda sonora de la película “Lost Highway”, dirigida por David Lynch.

 

“Carretera Perdida” es una de las obras maestras del cineasta. Una película extraña, conceptual y aterradora, en la que los mismísimos Marilyn Manson aparecían brevemente en pantalla, como protagonistas de la filmación de una siniestra película pornográfica. Ahí estaba ya todo lo malsano y lo onírico, lo extraño, lo paranoico y lo radical del mejor cine de Lynch, cuya simbiosis con Reznor resultó de lo más estimulante. No es de extrañar, pues, que haya recurrido a él como fetiche para ese episodio número 8 de la vuelta de “Twin Peaks”, magno evento del que ya hablamos en esta sección hace unos meses. (Leer AQUÍ)

 

También hablamos en esta página de la vinculación de Reznor con el séptimo arte, Óscar incluido. (Leer AQUÍ) Y es que, tras su colaboración con Lynch, el definido como “el artista más vital de la música” por la revista Spin siguió trabajando para cineastas tan interesantes como David Fincher, de la mano de su socio creativo y alter ego musical: Atticus Ross, otro músico visionario, ingeniero, productor y programador vinculado a proyectos de músicos tan icónicos como Zach de la Rosa (RATM) o de grupos míticos como Jane’s Addiction.

 

Ross, que también aparece en el tan nombrado Episodio 8, debutó en el cine como compositor de la banda sonora de una excelente película distópica, “El libro de Eli”. Y, ya con Reznor, trabajó en la oscarizada “La Red Social”, en “47 Ronin” y en “Perdida”, también dirigida por David Fincher y oscura e inquietante muestra de Domestic Noir que convierte en escenario de pesadilla a los habitualmente cálidos y amables barrios residenciales de las ciudades de Estados Unidos.

 

Y así llegamos a este 2017. Al estreno de “Día de patriotas”, actualmente en cartelera. Se trata de una interesantísima película de Peter Berg protagonizada por Mark Whalberg en la que se cuenta el atentado de Boston de 2013, cuando dos terroristas detonaron sendas bombas durante el transcurso de su internacionalmente famosa maratón.

En realidad, lo más interesante de la película es la investigación posterior al atentado y la caza del hombre desatada en una ciudad aterrorizada que busca a los asesinos en los suburbios y en los barrios residenciales de Boston. Y precisamente ahí es donde vuelven a entrar en juego Reznor y Ross, que han compuesto una banda sonora extraordinaria, al pelo con las imágenes que vemos en pantalla.

 

Porque la clave de una buena banda sonora no radica, solo, en la calidad de la música, sino en que esté al servicio de la historia. Que contribuya a generar atmósferas. Que sirva para mostrar el estado de ánimo de los personajes. Que genere tensión dramática. Que lleve en volandas a los protagonistas en las escenas de acción. Pero sin que se note. Sin que resalte. Sin que se haga explícita. Al menos, hasta los títulos de crédito.

 

En todo ello, la banda sonora de “Día de patriotas” es modélica y ejemplar, con el tono justo en cada momento. Y no era fácil, que la película es larga y con momentos muy diferentes, desde la presentación de los personajes, en el primer cuarto; al impacto de las explosiones, el duelo por las víctimas y, finalmente, la investigación y la persecución de los sospechosos, larga y brillantemente contada.

 

Hay que destacar el tratamiento de los personajes de los terroristas: dos jóvenes e inexpertos, atolondrados y torpes; que en el secuestro de un joven asiático muestran su impericia y falta de preparación, lo que los aleja de esos supervillanos a los que Hollywood nos tiene tan acostumbrados.

Una muy buena película que prueba que la música es elemento imprescindible de la narración audiovisual y una muestra más de que Trent Reznor y a Atticus Ross son dos de los grandes referentes del cine negro del siglo XXI.

 

Jesús Lens

Granada Noir presenta “Seven” en CAJAGRANADA

“Seven”, existencialismo apocalíptico en el ciclo Luchando con monstruos   

 

Mañana martes, 29 de noviembre, a las 19 horas, el Teatro CAJAGRANADA proyecta “Seven”, la  obra maestra de David Fincher, en el ciclo “Luchando con monstruos” que AulaCine CAJAGRANADA organiza junto al festival Granada Noir   

 Seven

Mañana martes, 29 de noviembre, el Teatro CAJAGRANADA acoge la proyección de “Seven”, dirigida en 1995 por David Fincher e interpretada por Brad Pitt y Morgan Freeman, en la que se cuenta una perturbadora historia en la que dos policías se enfrentan a un asesino en serie que mata a sus víctimas de acuerdo a un patrón basado en los siete pecados capitales.

“Seven” es una prodigiosa película que exuda personalidad desde sus inquietantes títulos de crédito, con la música de los Nine Inch Nails de Trent Reznor. La vinculación de los asesinatos cometidos por un perturbado con los siete pecados capitales dota a la película de una poderosa carga simbólica y apocalíptica. A la vez, la dialéctica entre el policía joven, ingenuo y esperanzado, y el veterano que está de vuelta de todo, desemboca en un final existencialista que ha pasado justamente a los anales de la historia del cine.

Seven lluvia

El crudo diseño de producción, la fotografía tenebrista y la densa lluvia que está presente a lo largo de toda la película, contribuyen a transmitir una sensación ominosa de angustia en los espectadores, que asisten atónitos al despliegue de maldad orquestado por el personaje interpretado por el siempre desasosegante Kevin Spacey, uno de esos secundarios con pocos minutos en pantalla, pero cuya presencia se deja sentir desde el primer fotograma.

 

Con “Seven”, David Fincher filmó una obra maestra excelentemente acogida por crítica y público. Este hecho, unido al éxito de “El silencio de los corderos”, sirvió como pistoletazo de salida a la filmación de un aluvión de películas sobre asesinos en serie que, en su mayor parte, cayeron en el tópico y en la repetición de esquemas y modelos.

 

A través de este enlace podéis consultar más información sobre “Seven”:

http://blog.cajagranadafundacion.es/index.php?listEntrada=181

Seven fotograma

Con esta película, se encamina a su final el ciclo de AulaCine CAJAGRANADA, “Luchando con monstruos”, programado conjuntamente por CAJAGRANADA Fundación y por Granada Noir, con la colaboración de ESCO, algunos de cuyos profesores y alumnos han preparado guías de visionado de cada una de las películas.

El ciclo “Luchando con monstruos”

Aprovechando la celebración de Granada Noir, y de acuerdo a la intención de dar continuidad a las actividades del Festival más allá de los días de celebración del mismo, AulaCine CAJAGRANADA y GRN2 han programado un ciclo de diez películas, que se prolongará hasta final de año y que se proyectarán en el Teatro CAJAGRANADA, a las 19 horas y en versión original subtitulada.

El festival Granada Noir

Granada Noir es un festival multidisciplinar de carácter popular dedicado al género negro y policíaco, puesto en marcha en 2015 por Gustavo Gómez y Jesús Lens y que cuenta con el patrocinio de Cervezas Alhambra y la colaboración de Diputación de Granada, CAJAGRANADA Fundación, Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Granada, además de otras empresas, comercios y particulares.

GRN es un festival que promueve un variado maridaje de propuestas culturales de calidad contrastada; una cita de carácter abierta, creadora, innovadora, participativa y gratuita, que saca la cultura a la calle, a los barrios y a los pueblos y que, además, la lleva a bares, bibliotecas, clubes, cines y cafés.

Un festival cuyo programa está abierto a todas las artes y que permite maridar las disciplinas más diferentes, posibilitando el contacto y la relación directa entre autores, creadores, público y aficionados.

Perdida

En realidad, se titula “Gone Girl”, un nombre mucho más ambiguo, sugerente y enigmático que “Perdida”, pero también es verdad que, dado el arranque de la última y extraordinaria película de David Fincher, da lo mismo.

 Perdida

Porque, efectivamente, una mujer se ha perdido.

O al menos, eso parece. Porque, cuando el día de su quinto aniversario, su esposo llega a casa; ella no está. Y el salón muestra señales de lucha que hacen pensar en el traumático secuestro de Amy, interpretada por una excelente y camaleónica Rosamund Pike.

A partir de ahí, Nick, el atribulado esposo al que da vida un perplejo y necesariamente atontao Ben Affleck; se verá desbordado por una situación que no tarda en escapársele de las manos, hasta que dos horas y diez minutos después…

 Perdida affleck

Lo siento, pero no. No puedo decir nada más sobre la diabólica trama de una película que es un preciso artefacto, un mecanismo de relojería en que cada secuencia conecta con la anterior. Y con la siguiente. Una trama en la que el espectador va de sorpresa en sorpresa, sin poderse creer todo lo que está viendo en pantalla, aunque todo es perfectamente creíble. Por desgracia.

Y para seguir leyendo, tendrán que darte un salto al espacio Lensanity, ¿vale?

Jesús Lens

Firma Twitter

HA NACIDO OTRA ESTRELLA

Si ayer elevábamos el listón de este Blog, haciéndonos eco de esta exclusiva cinematográfica mundial, hoy os invito a que descubráis quién es esta chica.

Al principio, dudé. Ya no. ¡Nunca mais!

Y, puestos a invitar, os invito a seguir el día a día, la cuenta atrás del lanzamiento de la nueva novela de Murakami.

Hay nervios. Y expectación

Siento haber bajado el nivel, pero… ¡esto es lo que hay!

 

Jesús Bajón Lens. 

 

PD.- Pues sí. Es ella. Lisbeth Salander, interpretada por Rooney Mara, quién ya actuaba en “La red social”, la anterior y soberbia película de Fincher. Por cierto, Trent Reznor y Atticus Ross. Yo no sé vosotros, pero yo ya me estoy relamiendo… (Más información, AQUÍ)

¡Oh! ¡Es ella!
¡Im-presionante!

LA RED SOCIAL

¿Tienes Facebook? ¿Lo miras a diario? ¿Un par de veces a la semana? ¿Te abriste una cuenta, aceptando la invitación de alguien, pero nunca más se supo? ¿Pasas de Facebook, las redes sociales y las amistades virtuales? ¿Consideras a Facebook como una de las peores lacras de lo que llevamos de siglo XXI?

Entonces, “La red social” es tu película.

Porque “La red social”, como bien dice su director, el siempre interesante, apasionante y genial David Fincher, “va tanto sobre Facebook como “Toro salvaje” es un filme sobre boxeo”.

Mucho se ha escrito sobre “La red social” desde que el proyecto se anunciara, meses ha. Y, efectivamente, como bien señala en su Twitter nuestro querido, seguido y admirado J.E Cabrero, la película parecía haber concitado el unánime entusiasmo de la crítica antes incluso de que se hubiera exhibido un solo fotograma.

¿Por qué?

En primer lugar, porque desde el principio se filtró que Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, renegaba del guión, lo que nos garantizaba que la película no iba a ser la típica hagiografía del triunfador americano, algo impensable en Fincher.

Y ahí radica el segundo (y definitivo) elemento esencial en el éxito anticipado de “La red social”: los nombres que están detrás del proyecto. El más visible, ese Fincher que convierte en arte todo lo que toca. Sus películas terminarán gustándonos más o menos, pero lo cierto es que todo lo que filma es siempre mucho más que interesante y está notablemente por encima de la media.

Pero es que, además de Fincher, en la producción está Kevin Spacy. Y en la música, Trent Reznor (ya hablamos AQUÍ de ella), gente acostumbrada a hurgar en el lado oscuro del ser humano, en lo más siniestro de su existencia, por mucho dinero, lujo y oropel que las presidan.

Y, por si fuera poco, al teclado del guión está uno de esos prodigios del nuevo Hollywood fílmico-televisivo: Aaron Sorkin. Y es que cuando un escritor de cine suena… agua lleva. Que ser el padre de “El Ala Oeste de la Casa Blanca” está al alcance de muy, muy poquita gente.

Por tanto, y sabiendo que ya es una de las grandes candidatas a los Óscar, conociendo todo el talento que hay detrás y ya que va sobre el logro y la consecución del sueño americano, ¿qué podemos decir de “La red social”, una vez vista, por fin, en los cines?

Pues, en pocas palabras, que es un peliculón. Que la acumulación de talentos reunida hace que el resultado esté a la altura de lo esperable, exigible y demandable. Que, efectivamente, no es una película sobre Facebook, sino un preciso análisis sociológico sobre la sociedad del momento, sus carencias, sus logros y sus miserias.

Una película coral en la que el protagonista lo es, pero sólo al principio. Una película que parte de un contencioso (las diferentes demandas que varias personas le pusieron a Mark Zuckerberg cuando Facebook comenzó a convertirse en lo que hoy es) para que todos los implicados puedan dar su versión de los hechos. Una de las películas menos maniqueas que he visto en mucho tiempo, en la que es difícil que ninguno de los personajes te caigan del todo bien o completamente mal.

Porque “La red social”, aunque queramos renegar de ella, está ahí. Es un hecho. Es un éxito. Y saber el cómo y el porqué del mismo nos ayuda a entender un poco mejor el mundo en que vivimos.

¿Es Zuckerberg el nuevo John Foster Kane?

Posiblemente.

Y “La red social”, desde luego, le hace tanta justicia al personaje como “Ciudadano Kane”, con la que ya se compara, le hizo al famoso magnate de los medios de comunicación norteamericano.

Valoración: 9

Lo mejor: La secuencia del remo, homenaje de Stanley Kubrick y “La naranja mecánica”. No es que sea lo mejor, pero me gustó el detalle.

Lo peor: como siempre decimos cuando vemos películas así, que no haya más de éstas cada año.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.