Gastroletras con Washington Irving

Hace unos días participé en unas jornadas bautizadas como Gastroletras, con Washington Irving como protagonista. 

Así lo conté en el suplemento Gourmet de IDEAL, donde nos encontraremos todos los viernes, si ustedes gustan. Porque mola mucho más leerlo en papel y disfrutar de las fotos de Ramón L. Pérez, no de éstas mías.

A modo de aperitivo, el Menú Literario homenaje a Washington Irving arrancó con una copa de espumoso, bien frío, acompañada de una vibrante lección de Javier Villoria, Decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, sobre la vida y la obra de un diplomático, periodista, hombre de negocios, viajero y escritor que fue más, mucho más que el autor de los “Cuentos de la Alhambra”.

Una lección que sirvió para enmarcar una velada a caballo entre lo gastronómico y lo literario, iniciativa puesta en marcha por el hotel Washington Irving que, enclavado en la mismísima ciudad de la Alhambra, seguirá impulsando diferentes maridajes creativos que combinen la música y la literatura con la gastronomía.

Tras conocer mucho mejor quién fue Washington Irving y su papel fundacional, por ejemplo, en la narrativa de viajes europea y norteamericana; el hotel que lleva su nombre ofreció un menú especialmente diseñado en su honor.

El primer plato, a modo de entrante, consistió en un exquisito maridaje de Huevo a baja temperatura sobre cremoso de coliflor, espárragos y caviar y una Alhambra Roja muy fría, idónea para una exquisitez bautizada como “La Casa del Gallo de Viento” en recuerdo de aquel palacio de la hermosa Granada, digno de elogio y cuyo “talismán da vueltas según las vicisitudes del tiempo hasta que sea azotado por un infortunio que destruirá el palacio y a su dueño”, tal y como predijo Irving en uno de sus célebres cuentos.

El homenaje gastro-letraherido continuó con el plato llamado “Leyenda de las tres hermosas princesas”, materializado como taquitos de esturión sobre alboronía, remolacha picante y azafrán que daban forma a la celosía tras la que se ocultaban Zaida, Zoraida y Zorahaida, las hermosas hijas del rey Al-Hayzari que, enamoradas de tres jóvenes cristianos, trataron de escapar del control de su padre.

“La torre de Comares” fue el tercer plato en liza. Maridado con un contundente vino de la Alpujarra, El Moreno; consistía  en un meloso cordero asado al Ras El Hanout con parmentier de patata, té y miel que deshacía en la boca.

Como postre, un hermoso plato cuya perspectiva cenital mostraba nada menos que “La Alhambra a la luz de la luna” y en el que una pequeña bola de queso y una composición de chocolate, cítricos y café representaban sobre la blanca superficie de la loza la silueta más conocida del célebre monumento nazarí.

Bienvenido este primer certamen de Gastroletras, una forma original de promover un maridaje en el que tuvo más protagonismo la parte culinaria y visual que la propiamente literaria.

Estaremos atentos a las próximas propuestas del Washington Irving, con la música y Manuel de Falla como protagonistas de una nueva iniciativa que animará a granadinos y visitantes a descubrir un hotel encantador y con vistas muy originales, enclavado en un lugar único de Granada y en el que se respira una atmósfera muy especial.

A destacar su exquisita biblioteca, en la que se exponen varias primeras ediciones de obras de Irving, entre otros muchos libros antiguos que invitan al solaz y al abandono lector, en el corazón de la Alhambra.

Jesús Lens

Llena de obstáculos

La gran metáfora sobre la Granada contemporánea la ha escrito Javier Barrera en el titular de la portada del IDEAL de ayer: “Granada tiene diez carriles bici que no se conectan y están llenos de obstáculos”. Con las fotos de Ramón L. Pérez. Esenciales. Y de ello hablo hoy en IDEAL.

La ciudad descarrilada

Difícil decir más con menos palabras. Y es que las vías para bicicletas, desde hace años, constituyen una de las grandes entelequias que definen a la Granada del siglo XXI. Todo comenzó con la polémica del carril bici construido por el PSOE en el Zaidín y con cuya pública y alborozada decapitación, tomó el bastón del mando del ayuntamiento José Torres, Pepe Manospiquetas.

Toda una declaración de intenciones, comenzar un mandato municipal destruyendo un carril bici. Que, por supuesto, era incompleto. E inconexo. Pero que era.

Más de diez años después, Granada sigue siendo un caos de trazados urbanos de color granate que no llevan a ningún sitio ni sirven para nada, excepto para complicar la vida a los ciclistas, a los conductores y, sobre todo, a los peatones y a los paseantes.

Querido Javi, confieso que me he reído a mandíbula batiente con tu reportaje. Lo mejor de seguir tu paseo por los carriles bici de Granada ha sido el punto en que vas por el del Camino de Ronda y te topas con un contenedor de basura gigante, justo en mitad.

Carril Bici Granada

“La ciudad descarrilada” era el otro gran titular de un reportaje que, tras narrar las surrealistas peripecias de un Barrera convertido en trasunto del inefable Monsieur Hulot, presta oídos a los responsables municipales de gestionar semejante desaguisado.

Llena de obstáculos

La pepera Telesfora Ruiz, en un alarde dialéctico digno de su invento de la LAC, dice “apostar por una de las dos tendencias que existen ahora mismo”. La primera es la de la implantación de una red de carriles bici “si caben, que no es nuestro caso”. La segunda, “la más pujante hoy en día en Europa, es la de compatibilizar el uso, ya que el tráfico de vehículos está calmado y es posible”. Lo dice porque, según ella, la peatonalización de buena parte del centro y la limitación de la velocidad a 30 km/hora, hace que la convivencia entre vehículos y bicis sea posible.

Será por eso que decenas de ciclistas circulen impunemente por las aceras y que meterte con una bici en una rotonda sea tan seguro como jugar a la ruleta rusa.

Jesús Lens

Twitter Lens

Palomas con alas de papel

Emocionante. Muy emocionante disfrutar de algo tan bonito como es la apertura de una nueva biblioteca. Reapertura, en este caso. Y lo bien que ha quedado la biblioteca de las Palomas.  Colleja, podríamos definirla.

Enhorabuena, combativos, insistentes y perseverantes vecinos del Zaidín que, a través de vuestra presión sin desmayo, habéis conseguido que el mismo concejal de cultura que le echó el cierre, haya presidido su reinauguración. ¡Eso es arte! Y a ellos va dedicado mi artículo de hoy sábado, en IDEAL.

CiudadesLiteratura_biblioLasPalomas

Gracias por el ejemplo que nos habéis dado. Vuestras concentraciones, vuestras camisetas amarillas y vuestro incómodo y necesario altavoz vecinal han conseguido una victoria histórica en la batalla por la cultura de nuestra tierra. Ojalá vuestro empeño y compromiso fueran seguidos por tantos otros lloricas y plañideros que se rasgan las vestiduras durante 5 minutos en las Redes Sociales y, después, si te he visto no me acuerdo. ¿Será por causas con las que solidarizarse… a golpe de clic del ratón?

00 bibliotecarecuperada con fondo

Hoy, Granada es más culta que ayer. Y, por ello, más rica. El ambiente que se respiraba en las Palomas, festivo, intercultural y trasgeneracional, nos permite augurar un futuro de éxitos para un edificio con alma. ¿Cuántas generaciones de nuevos lectores saldrán de dentro de esos muros?

Foto de Granada Digital.
Foto de Granada Digital.

Ayer por la tarde, tras los discursos protocolarios y una vez que las autoridades se habían marchado, los talleres y los cuentacuentos comenzaron a dar sentido a una biblioteca que será referente para centenares de vecinos.

Y una hora después, la inauguración de la Feria del Libro. Tarde fresca, pero despejada, y miles de personas abarrotando la Carrera de la Virgen y la Fuente de las Batallas. Escribo esta columna sentado en pleno centro de la Feria, escuchando a Encarni Torres, la recuperada Voz de los Libros, anunciar los actos que se van sucediendo.

¡Qué gusto, pasear entre libros y saludar a tantos amigos editores, libreros, fotógrafos, periodistas y escritores! De momento, ya llevo tres ejemplares en la mochila. Un par de ellos de Fatos Kongoli que aún no he leído y uno de poesía rockera de Carlos Zanón.

Ramón L. Pérez y Pepe Villoslada, en la inauguración de las Palomas
Ramón L. Pérez y Pepe Villoslada, en la inauguración de las Palomas

Aunque en los próximos días tendremos ocasión de hablar de la abundante actividad que desplegaremos en la Feria, les recomiendo al albanés Kongoli, que nos acompañará dentro de un semana gracias a la Fundación Tres Culturas y al apasionante programa literario con vocación mediterránea que nos traen a nuestra tierra.

Jesús Lens

Twitter Lens

30 años de Fotoperiodismo con Ramón L. Pérez

Un grupo de gente tuvimos la suerte de ver ayer, en compañía de su autor, la exposición “30 años de fotoperiodismo en portada” que, hasta el 7 de diciembre, hace un profundo repaso de un apasionante período de nuestra historia a través de 42 fotografías de Ramón L. Pérez, jefe de fotografía y editor gráfico de IDEAL.

Es una exposición colosal, que yo no me perdería. Y, desde luego, me compré el catálogo que, con la dedicatoria de Ramón, se ha convertido en una de las joyas de mi colección, por las fotos y por los textos, en los que el autor explica el cómo, el cuándo y el porqué de las imágenes.

Tal y como señala Ramón, “No todas las fotografías de la exposición son las que ocuparon las portadas de IDEAL, sino que, en algunos casos, hemos elegido otras distintas en las que prima más el valor artístico que el propiamente informativo”.

Efectivamente, el diálogo entre lo que pudimos ver en las portadas de IDEAL -que también forman parte de la muestra -y ese antes o ese después que Ramón L. Pérez nos invita a descubrir en la exposición se convierte en un apasionante juego de espejos que refleja, de manera extraordinaria, no solo la historia de Granada de los últimos 30 años, sino también su intrahistoria, lo que ocurre tras las bambalinas, el paisaje después de la batalla política o la relajación de determinados personajes históricos, una vez terminadas las poses oficiales.

Porque las imágenes de un buen fotoperiodista deben contar historias por sí mismas, al margen del texto al que acompañan. Como señala Antonio Jara, presidente de CajaGRANADA, en el imprescindible catálogo de la exposición: “Hace tiempo que el fotoperiodismo dejó de ser una expresión adjetiva, estática y pasiva, orientada a la simple complementariedad informativa. El fotoperiodista ofrece su propio discurso y vehiculiza mensajes propios.”

Foto de CajaGRANADA Fundación
Foto de CajaGRANADA Fundación

O, como también comenta Eduardo Peralta, director de IDEAL, en el catálogo: “La fotografía capta solo un instante de la realidad, el más llamativo o único, capaz de llamar la atención, hacer a uno sonreír o sobrecogerse. Ese momento, el encuadre y todos los elementos técnicos dependen de quién pulse el disparador”.

En este caso, la persona que lleva 30 años pulsando el disparador es un fotógrafo que comenzó su andadura profesional en su Extremadura natal, un fin de semana, durante un partido de baloncesto. “Yo iba como aprendiz de Alfonso, fotógrafo del diario Hoy. Cubríamos los partidos de fútbol y baloncesto. Yo hacía las fotografías en las primeras partes y, después, Alberto se encargaba de documentar gráficamente las segundas partes y los desenlaces de los encuentros. Un día, al llegar al descanso de un partido de basket, le iba a pasar la cámara cuando me dijo que no. Que aquel partido era completamente mío. Entonces empezaron a temblarme las manos. ¡Menos mal que había sacado buenas fotos, sin presión, durante el primer tiempo!… Eso sí. Cuando al día siguiente vi el periódico, con mi foto y mi nombre, supe que quería dedicarme profesionalmente a esto. Y hasta ahora”.

Foto de CajaGRANADA Fundación
Foto de CajaGRANADA Fundación

Treinta años después, la exposición y el catálogo se cierran con una imagen icónica de Granada: un concierto de Miguel Ríos, reivindicando a Granada como potencia cultural. Ramón L. Pérez, también destaca la importancia del catálogo de la exposición y agradece a CajaGRANADA, IDEAL, Ámbito Cultural El Corte Inglés y ESCO que lo hayan hecho posible: “En el catálogo hay más fotos relativas a cada historia y aprovecho para contar las anécdotas que conllevó su obtención, cómo me sentí y qué hay detrás de cada uno de este medio centenar de momentos, rescatados de entre más de 1.000 portadas que he firmado a lo largo de estos 30 años. Ha sido complicado, pero el trabajo realizado con la comisaria de la exposición, Isabel Soler, me ha ayudado a hacer la selección”.

 Ramón L. Pérez corrillo

Información práctica:

 

Lugar: Centro de Exposiciones de CajaGRANADA en Puerta Real

Acera del Casino, 7. Granada Telf.: 958 227 791

 

Fechas: Desde el 2 de octubre de 2014 al 7 de diciembre de 2014

 

Horario de la sala:

De martes a viernes de 18.30 a 20.30 horas.

Sábados: de 12 a 14 horas y de 18.30 a 20.30 horas

Domingos y festivos: de 11 a 15 horas.

Lunes cerrado

Un compromiso (contradictorio)

Verán ustedes: estoy haciendo unas Medias Maratones horrorosas. Como nunca las he hecho de mal en mi vida. Lo que me hace pensar:

A.- Que me hago viejo. (Es un hecho, pero no es una justificación)

B.- Que no estoy entrenando bien. (Es otro hecho, pero no quiero que sea una justificación)

Además, soy un gran lector de Murakami. Del que solo he leído dos libros. Y no leo más porque, los dos que he leído me han gustado tanto, que miedo me da seguir con sus novelas. Uno de ellos, el célebre “De qué hablo cuando hablo de correr”, claro, que reseñé aquí.

Maratón

Y todo ello me lleva a concluir que, dado que Murakami vuelve a ser el favorito para ganar el Premio Nobel de Literatura; en caso de que lo gane:

A.- Me leo otra de sus novelas.

B.- Me empiezo a preparar para volver a correr una Maratón, algo que juré que jamás volvería a hacer, tras acabar la Maratón de Sevilla.

Foto: Ramón L. Pérez
Foto: Ramón L. Pérez

¿Es, o no es un compromiso de altura?

Jesús Lens, haciendo un trato.

En Twitter: @Jesus_Lens