Otro Legado de vuelta

Nos pasamos tantos años clamando y reclamando el legado de Lorca que poco a poco fuimos echando al olvido el otro legado surgido de nuestra tierra: el Andalusí. Sin embargo, desde la llegada de Concha de Santa Ana a su dirección, ha vuelto a coger impulso.

Mi primera nueva toma de contacto con el Legado Andalusí la tuve este verano durante mis correrías en bermudas, con la muestra situada en el Corral del Carbón y dedicada a la evolución de nuestra ciudad a lo largo de la época medieval. ‘Madinat Garnata, ciudad y vida’, que fue inaugurada por la anterior gerencia de la fundación andaluza, es pequeñita, pero muy interesante.

Desde esta misma mañana, en la Casa de Zafra del Albaycín, el Legado Andalusí muestra al público las once obras artísticas que, en su momento, Jerónimo Páez, ideólogo e impulsor de la iniciativa viajero-cultural, encargó a artistas de reconocido prestigio como Jesús Conde, Juan Vida, Julio Juste o María Teresa Martín Vivaldi. Del contenido de esta exposición tienen cumplida información en las páginas de cultura del IDEAL de hoy, así que no me voy a entretener en ello. Únicamente les diré que la exposición es magnífica. Sólo 11 piezas… ¡pero qué piezas! (Aquí está el enlace con el reportaje que escribí para el periódico).

Ha hecho muy bien Concha de Santa Ana en rescatar los fondos propios del Legado del sótano donde dormían el sueño de los justos para volver a exponerlos. Y un gran acierto hacerlo en la Casa de Zafra, el mejor marco posible para la muestra. Pero lo mejor es que, hablando con Concha, me anticipa que ésta es a primera de otras varias muestras que se irán inaugurando en los próximos meses en diferentes edificios históricos de Granada.

Además, su directora hace hincapié en que el Legado también quiere darle un nuevo impulso a sus famosas Rutas, de forma que sirvan como acicate para el turismo cultural, contribuyendo a la difusión del conocimiento del arte y la historia de nuestra tierra y, de paso, a luchar contra el vaciamiento de la Andalucía interior. Planes ambiciosos que, ojalá, se materialicen y tengan éxito y continuidad.

Jesús Lens

Impulso al Legado Andalus

Hace unos años, acompañada por el ahora concejal Luis González, Concha de Santa de Ana estuvo visitando la colección de arte de CajaGranada. Por aquellos entonces, era diputada en el Congreso. La visita era a título personal. No había convocatoria oficial, cámaras ni prensa y fue una alegría descubrir lo mucho que aquella inquieta ingeniera sabía de arte. Resultó un paseo largo y completo. Y revelador: además de saber, Concha mostraba gran curiosidad e interés, sin parar de preguntar.

En las pasadas elecciones generales, Concha de Santa Ana no renovó su acta de diputada, que iba tercera en las listas del PP. Hace unos días, sin embargo, fue nombrada presidenta del Legado Andalusí, ‘fundación pública de la Junta de Andalucía dedicada a la difusión y preservación de la herencia cultural y artística de Al-Andalus y del papel que Andalucía y España han jugado a lo largo de la historia tanto como puente cultural entre Oriente y Occidente como en las relaciones con los países del mundo árabe, mediterráneo e iberoamericano’, tal y como reza su página web.

Al ver la noticia de su nombramiento, hice un baldío esfuerzo memorístico y, ante el riesgo de hernia neuronal, me fui a la web de la fundación para rastrear sus últimas actividades. Antes de que les haga spoiler: ¿les suena alguna iniciativa reciente del Legado? Por lo que he visto, han terminado una exposición en Almería y tienen otra en cartel, en Orihuela. Hace unos meses participaron en los coloquios sobre la rebelión de los moriscos… y poco más.

Tras los problemas de impago a sus trabajadores, pareció que la situación del Legado Andalusí se normalizaba. Trasladó su sede al Corral del Carbón y salió del radar de las instituciones problemáticas. Desde entonces, permanece en un discreto segundo plano. Discretísimo, incluso.

Ojalá que Concha de Santa Ana le imprima un nuevo impulso a una institución cultural granadina que debió convertirse en actor relevante y que, sin embargo, se ha quedado reducida a un quiero y no puedo, injustamente intrascendente.

Jesús Lens

Los tiempos están cambiando

Anuncia la Junta de Andalucía, en un alarde de compromiso social, ético, moral e incluso filosófico, que rescindirá sus contratos con empresas que no paguen las nóminas a sus empleados. ¿A que suena bonito y parece de lógica y sentido común?

Junta de Andalucía

Pues a ver cómo resuelve la Junta la contradicción de adeudar varios meses de nómina a los empleados de la Fundación Legado Andalusí, institución cuya gestión pertenece… ¡a la propia Junta de Andalucía! Y sobre éste (y algún otro) sinsentido hablo hoy en IDEAL.

Desde hace semanas, los columnistas de prensa y los tertulianos políticos le vienen reclamando al PSOE un relato consistente que trate de explicar la gestión de la crisis del partido.

Cuando uno lee declaraciones ampulosas de los representantes de la administración autonómica,  llenándoseles la boca con palabras tan bienintencionadas como falaces, piensa que los partidos políticos españoles, para hacer creíbles sus diferentes relatos, necesitarían tal cantidad de Cuentistas que no habría escritores suficientes en este país para darles sentido, consistencia y credibilidad.

Lo de la Junta de Andalucía y el Legado Andalusí es una de esas vergüenzas que ocurren delante de nuestros ojos y que, aun así, no somos capaces de creer. Es el abandono y la falta de definición del proyecto, tema del que también deberíamos de hablar. Pero es, sobre todo, el maltrato y la vejación a unos trabajadores que todavía tienen pendientes de cobrar las nóminas atrasadas de varios meses.

Legado andalusía

Tampoco le está funcionando al PSOE el relato sobre la cuestión de la fusión hospitalaria. Cuando la mayoría de los médicos, enfermeros, sindicatos y usuarios de los servicios sanitarios están en contra de cómo se han hecho las cosas, es que las cosas no se han hecho bien. Y punto.

Para este domingo se ha convocado una manifestación en protesta por la fusión hospitalaria. Al contrario de lo que ocurrió con la marcha por el AVE, de la que solo se descolgaron algunos representantes del PP, esta cita viene cargada de polémica, habiéndose politizado e instrumentalizado en demasía.

IDEAL

Ojalá que sea un éxito. Personalmente, sigo confuso sobre la mejor solución para una situación muy compleja. Pero que la sociedad granadina se esté sacudiendo su proverbial indolencia y empiece a manifestarse y a movilizarse por las cuestiones que cree importantes, me parece algo sano, necesario y un inmejorable síntoma de que las cosas, y los tiempos, por fin están empezando a cambiar.

Jesús Lens

Twitter Lens

¡PODEMOS!

Tras la explosiva alegría por el triunfo de los Lakers y de Gasol en la NBA, que dejábamos ESTA MADRUGADA, vamos con la columna de hoy de IDEAL. De la que me dicen que no. Que no es así… ¿cómo lo ves?

¡Quién nos iba a decir que detrás de su marcial aspecto de sargento de hierro se escondía el alma de un poeta! Nada más terminar el partido que dio el inesperado y sorprendente título de la ACB al Caja Laboral, su entrenador, el adusto Dusko Ivanovic, dijo que lo importante “no es lo que crean de nosotros desde fuera, sino lo que nosotros seamos capaces de creer sobre nosotros mismos”. El Baskonia creyó en una victoria imposible, definida con esta otra perla: “A veces, la realidad es más bonita que los sueños”.

El deporte, con independencia de que nos parezca opio para adormecer a las masas, un simple entretenimiento o uno de los logros más importantes de la civilización humana, cada vez tiene más importancia y trascendencia. A nadie escapa que nuestros dirigentes andaban como locos, descontando los días que quedaban para que empezara el Mundial y así, entre la lesión de Iniesta y el debut con Suiza, hacernos tragar la reforma laboral sin mayores contratiempos.

Por eso tengo la sensación de que en Granada, tras el ascenso del CeFé y la gran temporada del CeBé, algo puede estar cambiando. Escuchar cómo defendía Antonio Jara en Sevilla tanto la vocación andaluza como la autonomía de CajaGRANADA, de forma clara, rotunda, diáfana y sin excusas, nos debe llenar de orgullo y satisfacción. (De lo que hablábamos AQUÍ la semana pasada.) 

A la vez, parece que el Milenio se encarrila hacia algo con sentido, poniéndose en las manos de un Legado Andalusí con acreditada experiencia en la organización de este tipo de eventos. Resulta curioso que, antes siquiera de saber de qué iba el Milenio, ya le hubieran creado una brutal macroestructura con gerentes, directores de comunicación, directores de proyecto y otros muchos puestos de relumbrón. Ahora, más discretamente, y con el horizonte puesto en 2015, un par de personas dirigirán un proyecto que será ejecutado por un grupo consolidado de trabajadores que ya saben de qué va el tema.

Y todo ello coincide con el lanzamiento de una revista, “Garnata”, (que comentamos AQUÍ) que apela precisamente al orgullo de ser granadinos, a nuestra capacidad de hacer cosas importantes por nosotros mismos. No me extraña que en su Consejo de Redacción esté Antonio Claret, otro gran adalid de la autonomía de nuestra Caja y que siempre se ha caracterizado por impulsar ideas y materializar proyectos de tanta envergadura como el Centro Cultural CajaGRANADA Memoria de Andalucía.

No escribo frases como “orgullo de ser granadinos” en términos reduccionistas, antivecinales o localistas. Ni mucho menos. Muy al contrario, viviendo en Granada y amándola, con todas sus contradicciones, se empiezan a vislumbrar felices movimientos, gestos y detalles que dan a entender que empezamos a mirar, por fin, hacia delante. Que dejamos de apelar únicamente a nuestra pretérita gloria histórica para pensar en positivo y en clave de futuro. Que actuamos por nuestra cuenta, sin pedir permisos ni rendir pleitesías. Ojalá no sea un simple espejismo.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.