Bajo un rayito de sol

Ojo que la primera edición está a punto de agotarse. No se molesten en googlearlo. Ya les adelanto que ‘Bajo un rayito de sol’, de Joaquín López Cruces, no aparece en internet. Si lo quieren, y ya quedan pocos ejemplares, insisto, han de pasarse por Ovni Bazar Bizarro, que este agosto abre de siete a nueve, como aquel ilustre club de tenis de mesa. 

También lo pueden pedir a través de la web Libros de Autoengaño, de la propia librería. Y es que Lucía González ejerce igual de librera, editora, distribuidora y activista cultural.

Hasta que se anunció su presentación no había escuchado hablar de este libro. Le pregunté a Joaquín cuánto tiempo le ha dedicado. “Dos semanas”, fue su alucinante respuesta. Dos semanas… para escanear, editar e incluir textos en una serie de dibujos hechos a lo largo de los años. Cuando Lucía vio en Facebook alguno de sus apuntes playeros, le preguntó el famoso “¿Y si…?” con el que comienzan tantas maravillosas aventuras. Y la respuesta, obvia: “¿por qué no?”.

Así las cosas, la idea para este libro surgió a comienzos de julio de 2022. Le siguió la ejecución, la edición, impresión, presentación y, a poco que nos descuidemos, el agotamiento de la primera tirada. Y todo ello en menos de un mes. 

‘Bajo un rayito de sol’ es una joyita en la que Joaquín captura el movimiento de las personas tumbadas, sentadas, paseando o retrepadas en diferentes playas granadinas, almerienses, gaditanas y baleares. Y es que el movimiento de la gente en la playa es muy particular. 

Pocas veces nos exponemos con tanta libertad y abandono como en la playa. Cierto que hay mucho postureo, pero también mucha más laxitud, naturalidad, relax y descuido. Los escorzos al entrar y salir del agua —sobre todo en las playas pedregosas como las de Granada— secarse con la toalla, recogerse el pelo, echarse en la toalla o inclinarse para coger el gazpacho. O el mojito. 

No hay narrativa en este libro, como no la hay en otros cuadernos de viajes de Joaquín. Son apuntes del natural que captan momentos y movimientos, ahí es nada. La mayoría anónimos. Otros, con nombres y apellidos. 

Sencillez, belleza, inmediatez y perdurabilidad para comenzar el mes de agosto. Como comentaba Lucía, ni un verano sin un libro de apuntes viajeros de Joaquín López Cruces. Ahora, eso sí… ¡a darle caña al tebeo sobre las Misiones Pedagógicas! 

Jesús Lens

Bizarra reunión en OVNI Bazar

Se acabó lo que se daba. C’est fini. Mientras no me ha quedado más remedio, he permanecido en Granada capital, pero ya no más. Au revoir al presencialismo, a las reuniones cara a cara y al aquí y al ahora. Comienzo unas semanas de vida nómada durante las que iré y vendré con mayor libertad, por fin. 

Por cuestiones profesionales, estas últimas semanas estuve anclado a mi biblioteca, a mi videoteca y a mi televisión conectada a Filmin. Pero la suerte está echada —¡Foh!— y ahora, con el portátil en el macuto y el móvil en el bolsillo, soy autosuficiente.

Quiso la suerte que el gran Joaquín López Cruces, talentoso dibujante y mejor persona, nos convocara al asalto y casi a modo de despedida veraniega en la librería Ovni Bazar Bizarro. ¡El viernes 29 de julio a las ocho de la tarde! Hay que tener valor…

Por supuesto, allí nos presentamos para disfrutar de la firma de su libro más reciente. Mañana les hablo de él. Es muy veraniego y muy cortito, pero aún no he tenido tiempo de leerlo. Hubo mucha gente y, además, muy interesante. La calle Duquesa de pobló de amantes de los libros, incluyendo a una nutrida pléyade de dibujantes. Por allí asomaron José Luis Munuera, Bute, Rubén Garrido y Enrique Bonet, entre otros. Y cineastas como Óscar Girón, que está currando en uno de los proyectos ‘flamencos’ de José Sánchez-Montes.

Hablamos de los trabajos en curso de unos y otros. Les recomiendo que vayan ahorrando, que Munuera está terminando varias cosas y la rentrée de otoño va a ser feraz. Lo de su tebeo sobre la loquísima maratón de San Luis del año 1904, bautizada como la carrera más extraña de la historia, me dejó turulato. “Va a tener mucho de Buster Keaton”, me avanzó. Y tiene otro cómic de estética steampunk entre manos, además de su anhelada versión del ‘Cuento de Navidad’ de Dickens. ¡Oro molido! Y es que Munuera es un estajanovista del cómic de autor. Y ojo a lo que trama Enrique Bonet para noviembre. ¡Crucemos los dedos!

Página de lo nuevo de José Luis Munuera

Mientras Joaquín se hartaba de firmar —en un sentido no peyorativo— tumbamos unas cuantas Alhambras fresquitas en la calle, charla que te charla. Y de allí al Botánico, uno de esos garitos en los que da gusto estar. ¡Gracias a Ovni Bazar Bizarro por organizar esta improvisada despedida a julio!

Jesús Lens

Granada, Ciudad del Cómic

Aprovechando que estaba en Granada, un grupo de amigos decidimos hacerle una encerrona a Juanjo Guarnido. Le citamos con nocturnidad y alevosía en Salón Clandestino del TTT, donde le esperaban, emboscados, un puñado de amigos artistas, dibujantes e ilustradores.

Sergio García, Enrique Bonet y Juanjo Guarnido; clandestinos

Quiso la casualidad que esta visita de Juanjo haya coincido con el premio Eisner logrado por otro dibujante granadino: Gabriel H. Walta. Su obra “La Visión” ya figura en el Olimpo del Cómic, junto al Blacksad de Canales y Guarnido, que el Eisner es el premio más importante del cómic internacional.

Pero es que, además, si abrieron ustedes ayer la edición digital de IDEAL, se encontraron con una viñeta prodigiosa de otro artista local: la que el joven Jorge Jiménez ha dibujado para la portada del último número de Supermán y en la que, paradójicamente, no aparece el súper hombre venido de las estrellas, sino un grupo de gente que, desde el suelo, le jalea, le aplaude, le saluda y le sonríe.

Tanto Juanjo Guarnido como Gabriel H. Walta y Jorge Jiménez trabajan para la industria internacional del tebeo, participando en algunas de las series más importantes y reputadas del cómic internacional. Pero la nómina de artistas granadinos con proyección nacional e internacional no se agota en ellos, que el trabajo de Sergio García, profesor de la Facultad de Bellas Artes de Granada, sobre “Moby Dick” para el New York Times, impresiona, apabulla y quita el hipo.

Y están José Luis Munuera y su trabajo para Spirou. Y Enrique Bonet y su proteica “La araña del olvido”, que no se agota nunca. Y Joaquín López Cruces, Nacho Belda y Francis Porcel… Y eso que solo cito a los implicados en la encerrona a Guarnido del pasado jueves, perpetrada con la complicidad del imprescindible Jesús Conde.

Celebro que Granada sea flamante Ciudad de la Ciencia y la Innovación, Capital de la Música y Ciudad Literaria de la UNESCO. Pero también resulta perentorio reivindicar el marchamo de Granada como Ciudad del Cómic y la Ilustración y, de cara a la futura capitalidad cultural del 2031, hace falta canalizar este brutal caudal creativo.

Juanjo Guarnido con su premio Eisner

Por ejemplo, el gran Miguel Ángel Alejo, compañero de IDEAL y especialista en el mundo del cómic y la ilustración, seguro que tiene mucho que decir en este sentido.

Ahí lo dejo, que me espera “La Visión”. ¡Ya les cuento qué tal!

Jesús Lens