El ruido y la furia

Cuando vimos aquella batería sobre el escenario sabíamos que iba a ocurrir algo grande. Muy grande. Y así fue. ¡Lo que tuvo que soportar el miércoles por la noche el Teatro Isabel la Católica! Impresionante el nivel de decibelios provocados por un auténtico vendaval: Bill Evans & Randy Brecker, con Simon Phillips.

Una banda All Star para celebrar el 15 aniversario de Soulbop arrasó el Isabel la Católica gracias a unos vientos más abrasadores que el célebre Simún sahariano. Adjetivos como descomunal, brutal y tal y tal se nos quedan cortos. El saxo de Evans, ataviado de blanco impoluto, como si fuera a jugar la final de Wimbledon; repartía el juego con generosidad y la trompeta de Brecker devolvía los mandobles sin inmutarse, impertérrito.

Mientras, Simon Phillips le daba caña a la batería y ponía a prueba los cimientos de nuestro Teatro municipal en una jornada histórica, otra más, propiciada por un Festival de Jazz que cumple la friolera de 39 ediciones.

Hay que darle la enhorabuena a Mariche Huertas. Se estrena como directora en una edición caracterizada por una fuerte presencia femenina en el programa central del Festival. Abrió Melissa Aldana con su jazz más brillantemente académico del Berkeley College neoyorkino y volvió una clásica como Eliane Elías, dejando aromas atlánticos y tropicales, entre la bossa nova y la cadenciosa música brasileña.

Pero fue otro concierto incendiario el que más me sacudió: el James Carter Organ Trío se vació de tal manera que, al final de su actuación, músicos y público convinimos tácitamente en que un bis era impensable, después de aquel despliegue de energía en el que Carter hizo una brutal demostración práctica de qué es y cómo se ejecuta la respiración circular, tocando el saxo sin darse tregua.

Lo mejor de nuestro Festival de Jazz -hago hincapié en el posesivo plural, en primera persona, que a nadie de le olvide- es que abre la mente y permite disfrutar en nuestra tierra de la mejor música que se está haciendo en el mundo. Un lujo accesible que no podemos ni debemos olvidar.

Y un detallazo de esta 39 edición: ya hemos escuchado el que será uno de los grandes discos del 2019. Hablamos del trabajo que Soulbop editará -presumiblemente- con ocasión de su 15 aniversario. Ojalá sea en directo y recoja el vendaval desatado en sus abrasadores directos.

Jesús Lens

Jazzísimo

Estábamos en El Pescaíto de Carmela, tomando unas cañas y comentando el pedazo concierto que se había marcado el trío de Robert Glasper minutos antes, cuando aparecieron los músicos, dispuestos a dar buena cuenta de una espléndida y merecida fritura, tras haberlo dado todo sobre el escenario.

Me gustó esa imagen de cercanía y naturalidad de unos músicos que, estrellas mundiales del jazz, se conducen como seres humanos racionales -de los que se comen las raciones en los bares- charlando, bromeando y pasándolo bien.

 

¡Qué pedazo de Festival de Jazz llevamos, gente! El hecho de que sea habitual esto de tener en Granada un cartel de primer orden internacional no obsta para que, un año sí y otro también, debamos congratularnos por ello. Porque si lo de Glasper fue apoteósico, la exquisita deconstrucción musical que ofreció Jacky Terrason el sábado por la noche quedará para los anales de la intrahistoria musical de nuestra tierra.

Más normal fue el concierto de Kyle Eastwood, disfrutón, sencillo y sin complicaciones. Y el maridaje entre la OCG y David Defries, muy interesante, siempre a favor de las mezclas, las mixturas y los mestizajes.

 

¿Pero saben lo mejor de esta edición del Festival de Jazz? Lo mejor… al margen de la presencia de Ron Carter, una leyenda viva de la música al que he tenido la suerte de escuchar en varias ocasiones, una de ellas en el Blue Note de Nueva York, por irnos más lejos.

 

Lo mejor de todo es que el próximo jueves tenemos con nosotros el estreno en Granada de MAP, el proyecto puesto en marcha por Mezquida, Aurignac y Prats y cuyo primer disco fue elegido como el mejor del pasado año, por la crítica especializada.

El mejor. Y punto. Y créanme cuando les digo que no podría estar más de acuerdo con dicho veredicto. De hecho, ahora mismo lo estoy escuchando. Los dedos de Marco Mezquida deslizándose por el teclado del piano, el fraseo de Ernesto Aurignac al saxo y la mezcla de sutileza y contundencia de Ramón Prats a las baquetas… En concreto, el corte 7 del disco, titulado sencillamente “U”, me tiene loco, con su sublime in crescendo.

 

Por supuesto, no olvidamos que el miércoles tenemos a la Ool Ya Koo Big Band, una All Star de los mejores músicos residentes en Granada. Ya verán que suena como una locomotora desbocada.

 

Jesús Lens

Ardiendo de jazz

Aunque me gusta saber previamente de los lugares que voy a visitar cuando salgo de viaje, conocer su historia, su arte y haber leído a sus novelistas, en ocasiones me encuentro frente al funcionario que me sella el pasaporte sin saber nada del país en que voy a entrar, pero con los cinco sentidos alerta, expectante y ansioso por descubrir.

Este año me ha pasado algo parecido con el Festival Internacional de Jazz de Granada, cita ineludible a la que habitualmente hurtamos la palabra “internacional” al referirnos a ella, pero que es importante, muy importante, para recordar que estamos ante uno de los grandes acontecimientos culturales del año. Y de ello hablo en IDEAL, hoy.

Foto: Festival del Jazz de Granada
Foto: Festival del Jazz de Granada

Por culpa de ese tirano llamado Cronos, el Dios del Tiempo, me he presentado a la cita del Teatro Isabel la Católica sin los deberes hechos. Pero, sin que sirva de precedente y por una sola vez, me alegré de enfrentarme a los GoGo Penguin sin haber escuchado un solo acorde de su música.

Difícil, muy difícil describir con palabras el impacto que me provocaron los tres chavales de Manchester. Lean la crónica de Juan Jesús García en las páginas de Cultura de este IDEAL y se podrán hacer una día. O no. Porque lo mejor de la música en directo es que, o estás ahí para escucharla, o te la pierdes por siempre jamás.

Foto: Festival de Jazz de Granada
Foto: Festival de Jazz de Granada

Por supuesto, a la salida del concierto me abalancé con mi Cuate Pepe a la mesa en que se vendían los discos y nos llevamos los dos que había en stock. Discos sin nombre y con portadas minimalistas que los tres músicos, Rob Turner, Chris Illingworth y Nick Blacka, nos firmaron amablemente.

Firmas sencillas, aparentes garabatos que, sin embargo, encajan a la perfección con el estilo de las portadas. Mientras escribo estas líneas, todavía conmocionado por la máquina de hacer música que son los GoGo Penguin, escucho ambos discos. Maravillosos. Pero la sacudida no es como la que sentí en vivo, mientras la música me zarandeaba en la butaca.

IMG_8740

Me gustaría hablarles del exitoso concierto inaugural y la arriesgada apuesta que fue contar con la joven Andrea Motis o de la electrocución a la que nos sometió el salvaje de Terence Blanchard. Y, también, de las estupendas jam sessions que la Asociación Ool Ya Koo está programando el TunTún Restobar, pero ya tendrá que ser mañana. O pasado.

Foto: Festival de Jazz de Granada
Foto: Festival de Jazz de Granada

Que nos quedamos sin espacio.

Jesús Lens

1 Twitter Lens

Ernesto Aurignac Quintet presenta “Anunnakis” en el Teatro CAJAGRANADA

El Teatro CAJAGRANADA acoge el primer concierto de la gira de presentación del disco “Anunnakis”, el más reciente trabajo discográfico del saxofonista y compositor malagueño Ernesto Aurignac, del que ya hemos hablado muchas veces, por ejemplo AQUÍ. Y es que hablamos del mejor saxofonista de España, hoy por hoy. Y punto.

Ernesto Aurignac Saxo Foto Cristian Gálvez

Para esta gira, Ernesto Aurignac estará acompañado por los mismos músicos que han participado en la grabación del disco: Jaume Llombart a la guitarra, José Carra al piano, Dee Jay Foster al contrabajo y Joâo Lopes Pereira a la batería.

Las entradas, a 10 euros nada más, se pueden comprar a través de ESTE ENLACE.

Tras su celebrado disco de debut “Uno”, compuesto para formato de Big Band, Ernesto Aurignac grabó “Anunnakis”, un disco muy especial tanto por el nombre como por el propio diseño del mismo, exquisita obra de Arkaitz del Río. Tal y como señala el músico: “El título del disco viene en relación a inquietudes y pensamientos que genera mi cerebro desde hace muchos años y que tienen que ver con el Universo, los planetas, las galaxias, las dimensiones, los sonidos, la vida y las teorías extraterrestres y terrestres. Todos los temas que he compuesto para Anunnakis tienen un reflejo de sonidos que imagina mi cabeza a partir de estas inquietudes cósmicas”.

La música de Ernesto Aurignac es única, personal y absolutamente reconocible. Además, sus virtudes como intérprete le sitúan en lo más alto del escalafón nacional, habiéndose convertido en uno de los grandes referentes del jazz español contemporáneo, como se acredita con su inclusión en la lista de los mejores músicos del año que hizo pública la revista El Cultural a final de 2015.

Con uno de los directos más poderosos del jazz del siglo XXI, los conciertos de Ernesto Aurignac, siempre intensos y vibrantes, se convierten en una celebración de la música que consigue involucrar a unos espectadores que, al finalizar la actuación, siempre se van con la sensación de haber disfrutado de un momento único, mágico y especial.

Nacido en Málaga, en 1982, Ernesto Aurignac se licenció en saxofón clásico a muy temprana edad en el Conservatorio Superior de Málaga. Más tarde, decide instalarse en Barcelona donde estudia jazz, armonía moderna e improvisación de forma autodidacta.

Ernesto Aurignac ha actuado a lo largo y ancho de toda la geografía española cosechando siempre éxitos de crítica y público. También ha actuado en New York, Finlandia, Polonia, Ecuador, Francia, Chile, Australia, Rusia, Alemania, Portugal, Inglaterra, Canadá y México.

Actualmente imparte clases en seminarios de jazz nacionales e internacionales como profesor de saxofón, iniciación al jazz, combos y armonía moderna y ha compartido elenco de profesores con músicos de la talla de George Garzone, Seamus Blake, Dave Kikoski, Peter Berstein, Bob Gullotti, John Lockwood o Steve Grossman.

Ernesto Aurignac

Ha trabajado en multitud de formaciones con músicos de la talla de Chano Domínguez,2 Perico Sambeat, Gilad Hekselman, Eric Alexander, Albert Bover, Javier Colina, Marc Miralta, Alain Perez, Albert Sanz, Anders Christensen, Alexi Tuomarila, Mike Mossman, Massa Kamaguchi, Deejay Foster, Andre Sumelius, David Mengual, Ramón Prats, Enrique Oliver, Julián Sánchez, Toni Belenguer, Bobby Martínez, Jaume Llombart, Jesús Santandreu, Pablo Martin, entre otros, y con figuras del flamenco como Gerardo Nuñez, Antonio Rey, el Rubio de Pruna, el Piraña, Jesus Mendez, Sandra Carrasco, Cepillo, La Tremendita, La Genara e Israel Fernández.

En la actualidad reside en Málaga y forma parte del elenco de músicos del espectáculo “Flamenco Hoy”del cineasta Carlos Saura, bajo la dirección musical de Chano Domínguez. También es fundador y vicepresidente de la Asociación de Jazz de Málaga, director de la AJM Bigband y profesor de saxofón, armonía y combos del Centro de Artes y Música Moderna ‘Maestro Puyana’ (CAMM).

Julio Falero, en el Club Magic

Hay ocasiones en que la casualidad, la suerte o una mezcla de ambas; junto con la correcta alineación de los planetas; permite que coincidan en el mismo espacio y tiempo un grupo de excepcionales músicos que, habitualmente, lideran sus propios proyectos; pero que no dudan en reunirse para tocar juntos y ofrecer al público uno de esos conciertos inolvidables, mágicos y eternos.

Algo así puede ocurrir, presumiblemente, el próximo miércoles, desde las 22.30 horas, cuando la Asociación de Jazz Ool Ya Koo presente en el Club Magic a un quinteto de lujo, conformado por el guitarrista y cantante Julio Falero, el pianista Vince Benedetti, el contrabajista Guillermo Morente, el saxofonista Ernesto Aurignac y el batería J. Luis Gómez, “Polaco”; con el objetivo de homenajear a Chet Baker.

 juliofalero

Le contaba Julio Falero a Juan Jesús García, allá por 2010, que es un gran admirador de la estética de los cuarenta y que hubiera disfrutado cantando en una gran sala abarrotada de público y exquisitamente vestido.

Y es que Julio Falero, además de guitarrista, es uno de los pocos cantantes de jazz que hay en España, donde la figura del crooner nunca ha terminado de prender. Mujeres cantantes sí hay. Más. Pero varones… Por fortuna, la Asociación de Jazz Ool Ya Koo trajo el año pasado al extremeño Luis Regidor y, en la presente temporada, ha arropado a Falero con un excepcional grupo, para homenajear a uno de los músicos más exquisitamente sensibles de la historia: Chet Baker, aquel trompetista que cantaba con voz casi femenina y que tanto aportó no solo a la historia del jazz, sino también a su iconografía e imaginería.

 Jimmy Bond (bass) & Chet Baker Amsterdam-1956

Vince Benedetti, por su parte, es un compositor, arreglista, pianista y trombonista que, nacido en Nueva Jersey (Estados Unidos) y afincado en Granada, ha tocado con los más grandes del jazz de todos los tiempos, desde Dizzy Gillespie hasta Diana Krall, con la que grabó un disco a medias antes de que se hiciera mundialmente conocida.

Vince y, al fondo, Guillermo Morente
Vince y, al fondo, Guillermo Morente

El malagueño Ernesto Aurignac, bautizado por Colin Bertholet, responsable de los Martes de Jazz, como “el Charlie Parker español”; vuelve a Granada para una ocasión tan especial, semanas antes de estrenar su primer disco, compuesto para Big Band. (Más sobre Ernesto y algunas de sus míticas actuaciones; aquí)

Les acompañan Guillermo Morente al contrabajo, una leyenda viva del jazz granadino, que ha tocado con decenas de grupos y solistas de todo tipo, además de participar en innumerables grabaciones, dada su gran versatilidad; y el joven percusionista malagueño José Luis Gómez, “Polaco”, a la batería.

Una ocasión única de disfrutar de uno de esos conciertos que se pueden escuchar y vivir una vez en la vida, en un ambiente exquisito como el que cada miércoles de jazz se respira en el Club Magic.

Sobre Ool Ya Koo y el Club Magic

La Asociación Ool Ya Koo tiene como objetivo el promover la divulgación, conocimiento y disfrute de la música de jazz -y otros géneros musicales afines- entre los ciudadanos así como potenciar la música de jazz en directo. Además, Ool Ya Koo quiere cultivar la unión y el intercambio de ideas entre aficionados, músicos y asociaciones afines, estableciendo vínculos y favoreciendo la realización de actividades conjuntas y fomentando la creación de nuevos aficionados entre la infancia y la juventud.

 Logo Asociación

El Club Magic, en los bajos de la Plaza de Toros, se ha convertido en el templo por excelencia del jazz en vivo en Granada, albergando la programación semanal de conciertos de la Asociación Ool Ya Koo y colaborando con el Festival de Jazz de la ciudad, además de ofrecer música variada y adaptada a todo tipo de público a lo largo de la semana y los fines de semana.

En palabras de Juan Carlos Cifuentes, Cifu, mítico director del programa “Jazz entre Amigos”, el Club Magic hace honor a su nombre: hay magia en el ambiente.

Información:

Fecha: miércoles 26 de febrero

Hora: 22.30 horas

Lugar: Magic Club. Avenida Doctor Olóriz, 25 (Bajos de la Plaza de Toros). Granada

Precio de la entrada: Gratis para los socios de Ool Ya Koo. 6 euros con consumición para los no socios.

Jesús Lens

Firma Twitter