Manuel Sicilia está de vuelta

Aunque en realidad nunca se fue, Manuel Sicilia, cineasta de animación, está de vuelta. ¿Se acuerdan de la película ‘El color del dinero’, cuando el mítico Eddie Felson interpretado por Paul Newman volvía a blandir el taco de billar? Pues en esas estamos.

Hace muchos, muchos años, en Granada ocurrió algo parecido a un milagro. Se llamó Kandor Graphics y concentró en nuestra ciudad a una cantidad de talento técnico y artístico sin parangón. ‘El lince perdido’ y el corto ‘La dama y la Muerte’, nominado al Óscar, impulsaron el cine de animación made in Granada hasta el infinito y más allá. Por desgracia, ‘Justin y la espada del valor’ no funcionó como se esperaba y el tinglado se vino abajo.

Una película de animación requiere muchos meses de trabajo y muchos cientos de miles de euros de inversión, por lo que no es fácil apuntalar una estructura industrial perdurable que no dependa del éxito o el fracaso de un solo título. De ahí que, durante mucho, demasiado tiempo; le perdiéramos la pista al cineasta.

Hace unos meses llegaba una buena nueva: Manuel Sicilia y José Sánchez Montes unían sus fuerzas para rodar una película animada sobre el mítico Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922. El pasado miércoles, en una de las charlas del festival Gravite, el dibujante Francis Porcel sorprendía a la nutrida concurrencia anunciando su incorporación a otro proyecto liderado por Sicilia, del que no podía avanzar nada. De nada. O casi. Será una serie y estará involucrado uno de los grandes cómicos españoles. Una serie de animación, por supuesto.

Ayer por la mañana llamé al dibujante Chema García. “¡Cuéntame hasta donde puedas!”, le conminé. Y no me contó nada, claro. Nada concreto sobre el proyecto. Sin embargo, en el tono de su voz se percibía que algo grande se está cociendo. Ya me lo había adelantado mientras tomábamos una Alhambra para mi sección de entrevistas del suplemento Gourmet, pero faltaba la confirmación. Y la confirmación, contratos mediante, ya ha llegado.

“Tengo ganas de empezar a trabajar con Francis”, me decía Chema. Va a volver a juntarse mucho talento ilustrado en torno a Manuel Sicilia. Aunque las tecnologías han avanzado una barbaridad y la deslocalización y el teletrabajo ofrecen mil y una posibilidades, Granada se convertirá, de nuevo, en epicentro del mejor cine de animación de Europa. Y del mundo. ¡Enhorabuena y suerte en esta nueva aventura! Porque hay segundas partes que sí fueron buenas.

Jesús Lens

El corazón manda

Cuando caminas por Granada, nada más saludar a Yehudá ben Saúl ibn Tibón, la ciudad cambia. ¿Le ubican? Se encuentra en pleno centro, entre la popular calle de la Colcha y Pavaneras. Su egregia figura, enarbolando un pergamino, nos recuerda que estamos frente un médico judío, filósofo, poeta y traductor granadino. Es el fundador de la dinastía de los Tibónidas y patrón de los traductores.

También es el encargado de darnos la bienvenida a El Realejo, uno de nuestros barrios con más personalidad, imán de personas creativas, cultas y repletas de inquietudes artísticas. Cafés, bares y restaurantes molones, grafitis artísticos en las paredes y, por supuesto, algunos edificios remarcables.

Entre mis favoritos, la Casa de los Tiros y la Corrala de Santiago, ambos hermanados estos días gracias a una leyenda: ‘El corazón manda’. El lema de la familia Granada Venegas, representado por una espada que pincha un corazón, preside el emblemático edificio de la calle Pavaneras. Además, es el título de una exposición de ilustraciones que se puede disfrutar en la Corrala de Santiago hasta el 21 de mayo.

Se trata de una muestra colectiva en beneficio de la comunidad religiosa de las Comendadoras de Santiago en la que varios ilustradores y dibujantes vinculados a El Realejo plasman su relación con el barrio y con el convento del siglo XVI.

Promovida por el Colectivo K6?, en la muestra hay trabajos de luminarias del cómic granadino como Enrique Bonet, Chema García, Francis Porcel, Sergio García o Carlos Hernández. Son ilustraciones narrativas, que cuentan historias a través del esbozo de diferentes personajes. También hay estampas de Abel Ippolito, AHRDE, Mercedes deBellard, Paloma Almagro, Rosa Olea y Vanesa Zafra; todas ellas excelentes. En esta entrevista, Chema García habla de su pieza, tan encantadora, con los zagalillos persiguiendo magdalenas).

Pero lo mejor es que Christian Walter ha hecho serigrafías de las obras. Una tirada limitada que, firmada por los artistas, se vende a 15 euros la unidad. No es solo que el importe íntegro será para las Comendadoras de Santiago, que están pasando estrecheces, sino que esas láminas terminarán siendo codiciada pieza de coleccionista. Y si no, al tiempo.

Los dibujantes de Granada conforman un colectivo solidario, comprometido y entregado. Mientras que en otros gremios todo son exigencias, quejas, súplicas y peticiones; ellos predican con el ejemplo y no dejan de participar altruistamente en iniciativas tan bonitas como esta. Dan a los demás lo mejor de sí mismos: su tiempo, esfuerzo y talento. Lo hicieron en Covidarte el pasado año y repiten con ‘El corazón manda’. ¡Gracias! (Más información y pedidos, AQUÍ).

Jesús Lens

Granada, ciudad del cómic

Solo con escribir los premios, galardones y distinciones nacionales e internacionales que acumulan los dibujantes de cómic granadinos tendría para rellenar esta y otras diez columnas como esta. Y me faltaría espacio, créanme.

Foto: Carlos Gil

Sin ir más lejos, en el Teatro CajaGranada conversábamos ayer con un ganador de dos premios Eisner, el más importante y prestigioso del cómic mundial. Con un ganador del Goya a la mejor película de animación, un autor revelación del Salón Internacional del Cómic de Barcelona y con el autor del Mejor Álbum Nacional de Expocómic.

Durante su mandato, Paco Cuenca acuñó varias y distintas etiquetas para Granada. Cada seis meses, de promedio, Granada se despertaba siendo la Ciudad del Rock, de la Ciencia, de la Poesía o del Deporte. Además de ser la ciudad más bonita de las ciudades más bonitas del mundo, faltaría más.

Nunca entendí que aquel Ayuntamiento no tirara del carro de Granada Ciudad del Cómic, cuando es una de las urbes del mundo que más talento tebeístico e ilustrador acumula por metro cuadrado.

Lo recordábamos ayer, en el marco de Granada Noir, que entregaba el Memorial Antonio Lozano a la iniciativa Covidarte en una velada de cultura y reivindicación en la que Enrique Bonet reflexionaba sobre esta cuestión.

Foto: Carlos Gil

¿Será el agua del Darro, como alguna vez ha reivindicado Antonio Arias? ¿Serán los pulevines y las maritoñis que tomábamos de chicos… y de menos chicos? ¿Será el influjo de las Alhambras Especiales, las tapas y esas noches sin fin, acodados en las barras de los bares, dibujando trazos y bocetos en servilletas?

Es, también, la Facultad de Bellas Artes y la Escuela de Artes y Oficios, por supuesto. Las academias privadas. Es el empuje de la juventud, la sangre nueva que nutre a una ciudad universitaria como Granada.

Foto: Carlos Gil

Son las librerías. Las especializadas en cómic y las generalistas que tan bien tratan al mundo del tebeo, organizando firmas, encuentros y presentaciones. Son las papelerías técnicas que tienen ese material con el que los artistas plasman sus sueños en lienzos y papel. Son los eventos, salones, festivales y exposiciones. Son las editoriales como Karras, que apuestan por el talento local. Que es global y universal.

Hoy domingo, por ejemplo, Gabriel Hernández Walta, uno de los mejores dibujantes del mundo —dos Eisner le contemplan— estará firmando junto a El Torres en la librería Subterránea. Un consejo: esta Navidad, compren tebeos de autores granadinos para regalar. Es un acierto seguro.

Jesús Lens