Bares cerrados

¡Qué pena, qué melancolía, qué rabia, qué coraje! Y qué diferente, el sentido de cerrar un bar. La expresión “golfo cierrabares”, castiza, canalla y divertida; contrasta con esta otra, que muestra la triste realidad de una crisis que, dicen, ya está cediendo.

Bares cerrados

¿Dónde está la crisis? -sostiene siempre alguien… que no encuestra mesa en alguna terraza o a quien el camarero no atiende de inmediato.

 

Ahí está la crisis. En todos y cada uno de esos bares cerrados. No cerrados porque es tarde y hay que irse a dormir. No. Cerrados… de los que ya nunca abrirán.

Como firme defensor de los bares como lugar de encuentro, descubrimiento y reunión; laboratorios de ideas y cueva de los sueños olvidados o por olvidar… hoy toca entonar un réquiem.

Cafe-Bar Cimema baja

Réquiem por ese bar que, como las víctimas colaterales en los conflictos armados, ha echado por última vez la persiana, inundando de oscuridad un lugar que, por antonomasia, debería ser luminoso.

 

RIP

 

En Twitter: @Jesus_Lens 

Benditos bares

La primera en darme el queo fue María. Que lo viera. Que me iba a gustar. Luego fue Sacai quién me sugería que pidiera derechos de autor por el anuncio ya que sus creativos, fijo, habían leído y se habían inspirado en “Café-Bar Cinema” a la hora de darle forma al guion.

Y es verdad que hay partes del texto que se parecen a esta declaración:

“Bares hay a cientos de miles. Los auténticos bares de película, sin embargo, son más escasos, por mucho que estos establecimientos sean, por antonomasia, los lugares en que las personas de todas las culturas, tiempos, extractos, orígenes y condición se reúnen para relacionarse entre sí, divertirse, dirimir disputas, trazar planes, hacer descubrimientos, conocer gente, ligar, enamorarse, consolidar una relación o darla por terminada. En los bares, se comprende la vida, en una palabra”.

O esta otra parte de la introducción a cBc:

“Pocos lugares más rebosantes de vida que un buen bar o café. Si las paredes hablaran, las de los garitos de medio mundo recitarían latín. Porque, desde que el hombre es hombre, ha buscado lugares comunitarios en los que compartir su ocio y en los que, de forma relajada, acompañándose de excitantes bebidas espirituosas, ha dado rienda suelta a sus fantasías más desaforadas y a sus pasiones más íntimas. Ha confesado sus sueños imposibles, ha pronunciado sus discursos más memorables y ha declarado su amor a las causas más improbables. Y es que, tal y como cantaba un grupo con nombre muy cinematográfico, Gabinete Caligari, “no hay como el calor del amor en un bar”. O, como reza en la cafetera que tienen en el hospital del Doctor House, “cheaper than Prozac”. Más barato que el prozac”.

Es bonito, volver sobre estas palabras, páginas y textos. Como siempre es bonito volver a los buenos viejos bares que están en el imaginario de nuestra vida.

Por todo ello… ¡claro que me ha gustado el anuncio! De hecho, ya lo decíamos antes de verlo, en ese Facebook que tanto nos gusta: “¡tomemos las calles, llenemos los bares, salgamos fuera!”

¿Cuándo y dónde, la próxima Alhambra Especial?

En Twitter: @Jesus_Lens

 

Café-Bar Cinema regala películas de Tarantino

Hace unos días decíamos, alborozados, que FOTOGRAMAS había reseñado “Café-Bar Cinema”. Y eso se merece, como mínimo, una celebración.

La reseña señalaba que el autor (yo, o sea) sostenía que Tarantino es uno de los directores que mejor han tratado el mundo de los bares en sus películas.

 

¡Ya te digo si lo sostengo!

Una bestia, Quentin, a la hora de reflejar algunos de los garitos con más personalidad de la historia del cine.

Y por eso vamos a dedicarle a Quentin esta promoción: un ejemplar de “Café-Bar Cinema” firmado y dedicado y una película de Tarantino, por 15 euros (gastos de envío incluidos) si la compráis a través de la web que nos hizo nuestra querida y admirada Raquel Marín (@_RMarin ): www.cafebarcinema.com

Pero es que los dos primeros en comprarlo se llevarán dos películas de una atacada, ya que estaría feo separar, trocear y desmembrar “Kill Bill”, ¿no?

Además, tengo dos ejemplares de “Reservoir dogs”, de “Pulp Fiction” y de “Jackie Brown”.

Los ocho primeros libros en ser comprados a través de la web, llevan un Tarantino consigo.

¿Es o no es una oferta irrechazable?

Pues venga: www.cafebarcinema.com

¡Y sígueme en Twitter @Jesus_Lens !

Ahora, a ver 8 de marzo de 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012.

cBc vuelve a Salobreña

Lo diré una y mil veces: quien tiene un amigo, tiene un tesoro. Pero si ese amigo es Colin, el tesoro incrementa exponencialmente su valor. Me manda un SMS preguntándome que cuándo bajamos a la Semana Negra de Salobreña, mi Cuate Pepe y yo. Le digo que el viernes. Me dice que le mande unas palabras, para hacer un cartelillo, para anunciar la firma de libros en el stand que Antonio, el Librero Loco de 1616 Books tiene instalado en el Auditorium de la Villa o, por la noche, en el Fusión, que toca Ernesto Aurignac. Y a visitar la obra de Luis Villaescusa, en el garito de nuestro querido Mariano, el JA…

 

Y mirad lo que ha preparado:

cBc Negra

Un Colin que diseñó este impresionante cartel, para la Semana Negra, que espero traerme firmado y dedicado por su autor. Lo dicho: Colin, eres más grande que la misma Vin, ahora que estamos reivindicando el Granadian Style… Y ahora, un enlace con la información que Inés Gallastegui ha hecho de la inauguración de la II Semana de Cine Negro de Salobreña. Y, aquí, todo el programa de esta cita imprescindible.

 

¿Me sigues en Twitter? @Jesus_Lens

 

Entre cBc y CB/CN

Me sentí raro cuando Carmen me propuso hacer una entrevista sobre “Café-Bar Cinema” que, a la vez, sirviera para avanzar mi nuevo libro de cine, que ya está en proceso de maquetación.

No entiendo la razón de esa extrañeza ya que, en realidad, este Cuadernillo del que tanto hablamos últimamente es lo que pretende: servir de bisagra entre dos proyectos literario-cinematográficos y como apadrinamiento del libro.

CB/CN

Pero Carmen es una de esas escritoras y periodistas de raza y, a través del Facebook, echamos un largo, profundo y completo rato de charla, en diversas sesiones.

“Jesús Lens. Del cine y sus demonios” es como Carmen tituló una charla a la que solo le faltó una barra y una Alhambra Especial, o varias, de por medio.

¿Qué os parece?

Y es que “Café-Bar Cinema” es un libro que no deja de darme alegrías.

Por ejemplo… ¿qué me decís de su web?

¡Sí!

“Café-Bar Cinema” tiene una web fantástica que me ha diseñado Raquel Marín, @_RMarin

Échale un vistazo y pasa el enlace a tus contactos. ¡Únete a la causa!

Veréis que la página, fantástica, tiene la opción de comprar el libro, a un precio más que interesante, firmado y dedicado por el autor (o sea, por mí) y de pagar a través de PayPal. Todo profesional. Muy profesional. Y es que Raquel es mucha Raquel.

Y es que, además, nos gustan los bares.

Por eso estamos escribiendo una serie de cuentos bajo la divisa de cBc, bajo la enseña que nos diseñó otro de esos amigos de privilegio: Colin Bertholet. Cuentos de bares y cafés, por su puesto.

cBc logo

Y por eso hemos puesto en marcha la iniciativa #Embarrados.

¡Y que no pare!

Por cierto, que ahora que lo pienso, esta entrevista en Canal 21 no la distribuimos nunca… ¡Ays! Veréis que Javier Vílchez hizo un trabajo excelente en su programa El Zoco.

Solo una cosa… ¡prohibido hablar de mis pelacos! Fue un aquí te pillo – aquí te mato y recuerdo que, además, fue un día complicado, de esos en los que la batería del móvil se llega a agotar hasta por dos veces.

Por todo ello, y aunque pronto nos volcaremos en CB-CN, hay que recordar que cBc vive. Como libro, como web y como proyecto multidisciplinar de largo alcance.

¡Únete a la causa!

Be CbC, My Friend!

🙂

@jesus_lens