El cine: una revolución permanente

Hace unos días comentábamos el sinsentido del precio unitario de las entradas. Hoy, leyendo una entrevista con Ang Lee, que estrena nueva película, filmada en 3D, me encontraba con sus reflexiones sobre lo difícil que es utilizar bien esa nueva tecnología, todavía en pañales y aquejada de una terrible precariedad de medios técnicos.

En la entrevista se habla de “El Hobbit”, también filmada en 3D, pero a una velocidad el doble de lo normal: 48 fotogramas por segundo, en vez de los 24 habituales.

 

En realidad, es poco probable que dicha versión llegue a la mayoría de los cines. A los españoles no, desde luego. Pero el hecho es que se sigue innovando en el mundo del cine. Las cosas cambian, pero los precios solo suben 😉

Hace poco veía un documental en que Keanu Reeves interrogaba a lo más granado del cine actual sobre la tecnología digital y la posible muerte del celuloide. Un nuevo cine que cabalga a caballo del desarrollo tecnológico y de cámaras cada vez más pequeñas, pero más potentes y de mayor calidad.

 

Desarrollo tecnológico que, a la vez, provocó revoluciones estéticas, como el movimiento Dogma.

¿Favorece el cine digital una democratización del arte cinematográfico, al abaratar los costes y permitir a mucha más gente rodar sus películas?

A la vez: ¿supone el formato digital una merma en la calidad cinematográfica de las películas que se hacen en Hollywood y alrededores?

Al principio, ver en el cine películas digitales era un sufrimiento. ¡Aquella textura era muy desagradable! ¡Aquello no era cine! Después, mejoró la técnica. Y las salas se adaptaron. Ahora, ver una película en el cine en una pantalla estratosférica, con esta nueva calidad de imagen, es una gozada. Buena parte de el éxito de “Lo imposible” puede estar, precisamente, en que te sientes brutalmente arrastrado por el tsunami, sentado en tu asiento. El cine, así, es una experiencia más física, más impactante, más arrolladora.

 

O la estética que Michael Mann imprime a sus películas. Sobre todo, a las tomas nocturnas. Su irrealidad es una opción con la que se podrá o no comulgar, pero que resulta diferente.

El sonido, el color, las panorámicas, la definición, la digitalización, la tridimensionalización (¿recordáis esta discusión?)… el cine cambia y evoluciona.

¿Avanza?

Ahí entramos en el terreno de la discusión. Pero lo cierto es que estamos asistiendo a una revolución de lo más interesante que permite disfrutar de películas como “The Artist” o “Blancanieves” y su reivindicación de lo esencial y lo primigenio y, a la vez, de “Avatar”, “La invención de Hugo” o la inminente “El Hobbit”.

 

Un diálogo feraz en el muchos, a buen seguro, reivindicarán el clasicismo de Ford, por ejemplo. Cuando Ford fue muy criticado, en su momento, por la forma de situar la cámara para filmar algunos paisajes, rompiendo con el modelo clásico e imperante hasta entonces.

Lo importante, eso. Que el cine se mueve…

Jesús Lens

Ahora, a ver el 11 del 11 de 2011, 2010, 2009 y 2008

 

La invención de Hugo

¿Scorsese dirigiendo una película infantil? ¿Scorsese, de nombre Martin, director de “Malas calles”, “Taxi driver” o “Toro salvaje”, haciendo una película- espectáculo en 3D? ¿El salvaje Marty, italoamericano criado en los ambientes mafiosos más duros de Nueva York y autor de “Uno de los nuestros” o “Casino”, dirigiendo a niños en el París de los años 20?

Pues sí. Efectivamente. Y lo más llamativo es que… ¡me encanta!

“La invención de Hugo” atrapa al espectador desde el primer minuto, un sensacional plano-secuencia, marca de la casa, a través del que Scorsese vuelve a hacer alarde de su impresionante capacidad visual y que, en este caso, se ve enriquecida y elevada a la enésima potencia gracias al uso de un imprescindible 3D. (¿Os acordáis de estas discusiones sobre el 3D y la salvación del cine?)

Desde que James Cameron revolucionó el cine del nuevo siglo con su prodigiosa “Avatar”, solo Pixar ha sido capaz de sacar lo mejor de una tecnología que parecía haberse agotado por el oportunismo de mercaderes mediocres y directivos sin escrúpulos que utilizaban las tres dimensiones, exclusivamente, como añagaza para incrementar el precio de las entradas. Este genial Pixar que tanto alabamos.

Hoy, y sin haber visto el “Tintín” de Spielberg & Jackson, estamos de enhorabuena. Porque Scorsese ha demostrado que no, que el 3D no estaba agotado y que, bien utilizado por maestros con talento y con criterio, es una de las mejores cosas que le han pasado al cine de los últimos años. Así, “La invención de Hugo” hace que conceptos como el de profundidad de campo adquieran un nuevo sentido y que, verla en 3D sea una gozada, un espectáculo para los sentidos que se disfruta de principio a fin.

Pero lo último de Scorsese no es solo forma. También hay fondo e historia en una película que es para todos los públicos, pero en absoluto infantil o sentimentaloide.

Una película, además, que es una declaración de amor al cine. Un rendido, sentido y emocionante homenaje a los pioneros de un arte que, en sus orígenes, no era sino una atracción de feria más. La cantidad de guiños cinéfilos que hace Scorsese en “La invención de Hugo” daría como para escribir un reportaje: de los hermanos Lumiere y el inevitable Melies a Harold Lloyd, Buster Keaton o Fritz Lang, pasando por el slapstick más loco y desatado.

Y una declaración de amor a la magia. Y a los escritores. Y a los inventores. Y a todas las personas que aún tienen capacidad de soñar, de imaginar historias y de crear. Porque el personaje de Cristopher Lee, por ejemplo, es grande. Muy grande.

Como dice uno de los personajes: el mundo es una gran maquinaria y todos somos piezas imprescindibles y necesarias para que funcione correctamente. Y si alguna de las piezas se rompe o tan solo se desajusta, es nuestra responsabilidad arreglarla y volver a ponerla en marcha.

Una película con muchas lecturas, para ver varias veces, de forma reposada y reflexiva.

Una película que, junto al incontestable triunfo de “The Artist”, abre un debate de lo más interesante: el futuro, ¿es el pasado? ¿Pasa el futuro del cine por volver a sus fuentes, a los orígenes y al espíritu de los pioneros? ¿Hay que mirar hacia atrás para avanzar hacia delante?

Posiblemente estemos en un momento histórico, crucial, en la historia del cine. Lo veremos en los próximos meses.

Jesús Lens

Veamos otros 9 de marzo… 2008, 2009, 2010 y 2011

AVATAR

Hay películas que son mucho más que una simple película. Y los Globos de Oro así lo han demostrado, reconociendo los méritos de “Avatar”, como vemos AQUÍ. ¡Qué pena que no nos diera tiempo a incluirla en nuestro libro de cine y viajes, en este “Hasta donde el cine nos lleve”!

 

“Avatar” es una de ellas.

 

“Avatar” es un signo, un símbolo, una revelación.

 

“Avatar”, mi primera película del 2010. Significativo.

 

“Avatar”, un proyecto en que su director empezó a trabajar hace nada menos que catorce años y que sólo ahora ha terminado de germinar. Catorce de años en la sombra, formándose, trabajando, desarrollando la tecnología necesaria y precisa para que ahora, sólo ahora y por fin ahora, “Avatar” termine de eclosionar, convirtiéndose en la sensación, en la revelación del momento, en algo más que la simple atracción con fecha de caducidad que tantos vaticinaban.

 

Porque “Avatar” es una historia arrebatadoramente hermosa, que pide a gritos ser contemplada y paladeada, lenta y primorosamente, en una buena sala de cine, con las ya imperiosas, necesarias y esenciales gafas 3D.

 

Hay una cosa que no entiendo de esa crítica especializada que, no pudiendo poner un pero al derroche visual y al arrebato formal de esta película revolucionaria, han arremetido contra el argumento en sí mismo. Contra la historia que ese visionario que es James Cameron nos ha contado. Y mira que el director lo tiene claro: “toda la tecnología que ha hecho avanzar al cine no ha cambiado lo esencial: la regla número uno es que tienes que tener una buena historia y la regla número dos es que tienes que contar con un buen reparto”.

 

Así las cosas, ¿es buena la historia que nos cuenta “Avatar”? Para mí, indiscutiblemente lo es. Porque estamos ante una película clásica de indios y vaqueros en la que los buenos, como ya sabemos, son los pieles azules que vivían en comunión con la naturaleza y que fueron esquilmados por la voracidad del mismo hombre blanco que ahora mismo patrocina un genocidio silencioso en el Congo, en su conquista de ese Coltan que tan necesario nos resulta para actividades tan aparentemente inocuas como es hablar a través del móvil o poner SMS.

 

Lo que pasa es que los indios de Cameron adoptan el aspecto de unos atractivos extraterrestres, que montan dragones chinos alados en vez de caballos, que disparan flechas y cuyo hogar es un árbol sagrado, en comunión con esa naturaleza con la que todos deberíamos estar conectados en vez de enfrentados a muerte, como parecemos estar.

 

¿Verían “Avatar” los integrantes de las legaciones que fracasaron en el Copenhage del cambio climático, antes de tener sus reuniones, egoístas y cicateras? Pues deberían haberlo hecho. Y es que una película como ésta, tan tierna y contundente, es de las que dejan huella.

 

Vale. No es una obra maestra. En efecto. Los discursos de los protagonistas, en plena era de la Obamadicción, quedan demasiado pobres y carentes de fuerza. Y la apenas esbozada historia de amor, no termina de emocionar. Pero no pasa nada. Porque el derroche visual y la cantidad de referencias cinematográficamente bien digeridas que hay en la cinta, la hacen ferozmente atractiva. Por cierto que, si queremos aprender el lenguaje de los Navy, AQUÍ tenemos un Manual para comenzar su estudio.

 

Parece que habrá segunda parte. Y tercera. Un producto tan sólido y bien acabado como “Avatar” se merece, por supuesto, una buena trilogía, como viene siendo habitual en los últimos años. (Ya se confirma, AQUÍ, que será trilogía)  Económicamente, aunque no empezó siendo un taquillazo histórico, lo último de Cameron, de largo recorrido en las salas, terminará siendo otro pelotazo, por lo que las aventuras en Pandora tendrán una lógica, necesaria y anhelada continuación. Pandora. (De hecho, en 17 días, ha recaudado la nada desdeñable cantidad de 700 millones de euros, como podemos leer AQUÍ)

¡Qué universo más fascinante! ¿A quién no le gustaría darse un paseo por su geografía, escalando sus montañas, nadando en sus lagos y perdiéndose en sus bosques y jardines?

 

Sí. Habrá continuación de “Avatar”. Y directores como Guillermo del Toro, Steven Spielberg o Peter Jackson ya están preparando sus nuevos proyectos utilizando los avances tecnológicos desarrollados por Cameron.

 

No. No han sido en vano estos catorce años de espera. Sin prisa, paso a paso, despacio, con las demoras que la situación requería, el visionario director americano ha vuelto a poner una pica en Flandes, desautorizando a tantos agoreros que estaban seguros de que se daría un barrigazo. Y no. “Avatar”, la culminación de un sueño, demuestra que cuando hay talento, cariño, tesón y amor por un proyecto, nada ni nadie pueden frenarlo.

 

Valoración: 8

 

Lo mejor: Que sí. Que ya está aquí y que ha cumplido con las expectativas creadas. De sobra. Una nueva era para el cine ha comenzado y Cameron y Pixar son sus profetas.  

 

Lo peor: la endeblez de la relación entre los personajes principales.

 

A ver. ¿Qué os ha parecido “Avatar”? Además de vuestras opiniones y comentarios, dejamos una encuesta, en la Margen Derecha, para que rellenéis un máximo de dos respuestas…

LA DAMA Y LA MUERTE

Llamadme corporativista, pero cuando esta mañana vimos el logo de CajaGRANADA en tres dimensiones y en calidad de patrocinadora del impresionante y extraordinario cortometraje “La dama y la muerte”, dirigida por Javier Recio Gracia y producida por Kandor Moon, en un gozoso 3D (que sí está siendo la revolución que anuncamos AQUÍ), nos dio un subidón. (No dejéis de visitar su espectacular web)

 

Porque constituye motivo de orgullo y satisfacción trabajar para una entidad que colabora en que una obra de arte de este calibre haya visto la luz.

 

Un año y medio de trabajo.

 

Ocho minutos de metraje.

 

¡Pero qué ocho minutos!

 

Una anciana se echa a dormir. Echa de menos a su difunto esposo. Y aparece la Parca. Es hora de montarse en la barca de Caronte y pasar al otro lado. Es hora de seguir la luz. Pero las cosas no son tan sencillas. Porque la medicina, que ha avanzado una barbaridad gracias a uno de esos médicos con pinta escultural, se empeñará en arrebatarle su presa a la Muerte, iniciándose un desigual combate que tendrá un desopilante final, tan imprevisto como imprevisible.

 

Como ocurre en los mejores momentos de las últimas producciones de Pixar, “Up” y “Wall E”, este corto es mudo, sin que los personajes tengan que decir una sola palabra para que se entienda todo lo que ocurre. E, igualmente como en el caso del campeón de la animación del siglo XXI, la narración tiene dimensiones distintas, de forma que gusta a chicos y grandes a la vez.

 

Y la animación… ¡perfecta!

 

La expresividad de los rostros, el realismo de los decorados, el vértigo de algunas secuencias, las alocadas persecuciones, la dura pugna entre la vida y la muerte… un auténtico lujo ideado, producido y rematado en Granada.

 

Todo lo que la igualmente extraordinaria “El lince perdido” ya nos ofrecía se ha visto reafirmado en este corto.  

 

Así pues, la pregunta de si merecía la pena trasponer un soleado sábado por la mañana hasta el Kinépolis, sólo para ocho minutos, tiene una sola, única y rotunda respuesta:

 

¡Por supuestísimo que sí!

 

¡Kandor-cracks, que sois unos cracks!

 

Jesús Lens, ansioso porque el nuevo Kandor-largo llegue a las pantallas.

 

PD.- ¿Dónde y cuándo más podremos ver esta excepcional “La dama y la muerte”?

 

PD II.- La vin, Cuateback, cómo nos hemos cuidado después, con ese pescadito fresco, jugoso y sabroso, la Pam, tú y yo ¿eh? No me extraña que tenga tan buena fama el Juan.

AVATAR. EL TRAILER

Hace un par de días hablábamos de Avatar y justo ahora se acaba de estrenar el trailer oficial. Y AQUÍ LA RESEÑA DE ESTA JOYA DE PELÍCULA. Aquí lo tenemos. ¿Qué os parece? ¿Responde a las expectativas? El estreno es el 18 de diciembre, a todo esto… Y no dejen de leer el reportaje que publica hoy IDEAL sobre la película más esperada del siglo XXI…