VACACIONES SON

Aquí están. Ya llegaron. Son las anheladas vacaciones.

Nos vamos. Sacai y yo nos piramos. Comenzamos por el Festival del Sur de Agüimes, Canarias, seguimos por Semana Negra de Gijón, nos trasladamos a Viena, donde tenemos dos entrada para escuchar jazz en la mítica sala de Joe Zawinul, “Birdland”, y una cita para visitar el Dorotheum, mucho más que un Monte de Piedad y, después, sin rumbo fijo ni reservas hechas, nos adentraremos en esos fascinantes Balcanes: Eslovenia, Croacia, Serbia y Bosnia, pero terminar nuestro periplo en Budapest, desde donde volveremos a España y a esta nuestra Granada.

Nos largamos, pues, tres semanas que, esperemos, sean intensas y disfrutadas. Descansar no descansaremos mucho, pero sí tengo férreas intenciones de:

– Apagar las conexiones laborales
– Apagar las conexiones atléticas
– Apagar las conexiones virtuales

Es decir que no pienso conectar el teléfono más allá de lo imprescindible, me llevaré unas zapatillas de deporte únicamente por aquello del “¿Y si…?” y no me llevo portátil. Quizá me conecte desde algún cíber, pero lo mínimo. Nada de mails, SMSs, Messengers, ni nada por el estilo. Aunque lo mismo sí le doy al Twitter, ese “En este momento”… que tienen a la derecha de su pantalla.


Vacaciones tranquilas a base de trenes y autobuses, papel y bolígrafo, música, charla y conversaciones. Abandonamos el Interneteo, las comunicaciones, los aparatuquis, la actualidad, las noticias, el empacho de información, etcétera.

Por todo ello, empezamos a estar…


Jesús Lens.

PD.- No dejen de ver el vídeo que hemos colocado bajo la portada del libro que estamos leyendo ahora. El “Qué es qué” de Dave Eggers. En Mondadori. Muy bueno.

DELINCUENTE ARGENTINO

El año pasado, cuando publicamos la reseña de la premiada y alabada primera novela de Ernesto Mallo, “La aguja en el pajar”, se montó un quilombo de muchos quilates. Subimos dicha reseña al día siguiente de las elecciones celebradas en Argentina y, en un abrupto torrente de comentarios, se mezcló lo político con lo literario, algo que, personalmente, me gusta sobremanera ya que la buena literatura de género negro y criminal debe servir para provocar debates y controversia que trasciendan los libros.


Entre todos los mensajes que se cruzaron por entonces, había uno, firmado por Cristina, de lo más anticipador y clarividente, hablando del NOVELÓN, con mayúsculas: “A los que os hayáis quedado con ganas, os recomiendo “Delincuente argentino”. Ernesto, compañero, deja de perder el tiempo mensajeando en blogs y ESCRIBE OTRA.”

¡Ay, qué razón tenía Cristina! ¡Qué grande es “Delincuente argentino”, obligatoriamente seleccionada entre las finalistas del Premio Hammett de Semana Negra, junto a “Chamamé”, “El imán y la brújula”, “El bulevar del miedo” y “Pájaro en mano”!


Parece que a Ernesto le molestara el viejo adagio de que nunca segundas partes fueron buenas, aceptando el desafío de escribir una nueva novela protagonizada por algunos de los personajes de la primera… y hacerlo tan bien o mejor aún que en aquélla. Porque vuelven el Perro Lascano y vuelve Giribaldi. Pero, además, entran en escena otros muchos personajes que, poquito a poco, van haciendo avanzar una trama que acontece cuando el régimen de los generales ha caído y Alfonsín intenta dotar de estabilidad a la frágil y precaria democracia argentina.


De entre los personajes nuevos, nos quedamos con el Topo Miranda, por razones obvias que el lector, desde la primera página, tendrá ocasión de comprobar. Uno de esos personajes de una pieza, pero múltiples aristas. Uno de esos geniales malos-buenos que se quedan en el recuerdo del lector por siempre jamás.


Pero también me gustaría destacar a los dos jovencitos de la función. Un fiscal al que si bautizamos como “indomable” le hacemos flaco favor, pero que resulta ser un jurista de una pieza, que ni se arredra ni se amedrenta y, sobre todo, que no se deja sobornar. Y a Federico, otro joven para el que el modelo del macho latino está trasnochado, anticipando una nueva sociedad argentina más abierta al mundo.


Pero también están la Negra, Horacio, Beta, Aníbal, Fuseli, un puñado de canas y otro montón de personajes que, en apenas 200 páginas, contribuyen a tejer un fresco de la Argentina en transición, vivo y vibrante. Y todo ello sin decir nada del final. Un final de lo más cinematográfico que, cuando terminas el libro, te ha dejado enorme cara de bobalicón, con una tremenda sonrisa en la boca.

Una gran novela, sin duda. Tanto que me voy a permitir dar un consejo a su autor: Ernesto, si andas por ahí y lees esto… ¡dejate de joder con los blogs! Hacele caso a Cristina y sentate a laburar. ¡Escribe otra, por favor! (Entrevista con Ernesto Mallo en la añorada y llorada Gangsterera)

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , , , , ,

GADGETS & ENCUESTAS

Un clásico empieza a ser, esto de las encuestas y los gadgets.

Sobre Gadgets, tenemos más vías de suscripción a esta Bitácora y más chismología para saber de dónde vienen los lectores, a través de qué vías cibernéticas, con Google a la cabeza.

Además, hemos puesto Iconos para que puedan votar las entradas y valorarlas. Si se acostumbran a usarlas, nos hacen un gran favor. Con las Valoraciones, porque sabemos cuáles les interesan más y cuáles menos. Y si Votan cada entrada, hacen que esta bitácora se vaya abriendo camino entre los millones de ellas que hay, teniendo más seguimiento y reconocimiento, lo que no nos reporta dinero (que no tenemos publicidad ninguna en la Bitácora) pero nos sirve para inflar el ego, que siempre viene bien. Las votaciones se recogen en la web de Bitácoras.com, donde aún estamos muy lejos de figurar en el Top 500, snif, snif.


Y los resultados de las encuestas nos dicen, por un lado, que una mayoría de vosotros no tendría reparos en despelotarse en la playa (65%), aunque el sector conservador y pudibundo de esta bitácora alcanza el nada desdeñable porcentaje del 35%. Así que ahora, a ver si predicamos con el ejemplo y ese 65% se nos muestra como sus progenitores lo trajeron al mundo.

Por otra parte, el tema de vídeos y música está muy dividido. Casi el 50% dice que nunca o casi nunca los ve/escucha. Sé que algunos votos negativos han venido motivados por los cortafuegos que, en algunos ordenadores, impiden el acceso a esos programas que no nombraremos para no ser censurados. Los Youleches y alrededores.

Pero que no nos vamos a obsesionar con los vídeos, las músicas y tal. El mensaje está claro. Cuando encarte, los pondremos, pero no seremos replicantes de otras webs, pues.

Y como nos vamos de vacaciones, dejamos dos consultas populares de cara al resto de Julio que nos queda, justo ahí, en esa Margen Derecha de esta Bitácora, a la que procuramos dar meneos y movimiento, siempre que podemos.

Hace años, obsesionado por el paso del tiempo, inventé un aforismo: “Uno se da cuenta de que se está haciendo viejo cuando en verano, en vez de adelgazar, engorda.”

La pregunta es, pues, de perogrullo: Este verano, ¿piensas que engordarás o que adelgazarás?

Y, suponiendo que hay más tiempo para leer, pulsamos la tecla de los gustos literario-narrativos. A ver en qué género os sentís más cómodos (se permiten varias respuestas, pero sean moderados 😉

Venga. Anímense a Votar, Comentar, Valorar y Participar en las encuestas.

Muchas gracias.

Jesús Lens.

PD.- Siempre que vean letras rojas en el texto, ¡¡¡son enlaces a otras Entradas o Webs!!!

PD II.- Si alguna vez no salen los Iconos de Votar o Valorar, denles una segunda oportunidad. Gracias.

ALIADOS CONTRA LA SED

Sé que no debería hacerlo, que no puede ser bueno para la salud y que me arriesgo a que un día me dé un jamacuco. Lo sé. Y aún así, me encanta correr a mediodía, con las tripas vacías, cuando el desayuno no es sino un recuerdo y el cuerpo empieza a pedir la chicha del almuerzo.

Sea invierno, sea verano, nieve, truene, caigan chuzos de punto o esté el asfalto derretido por el sol, cantando la chicharra y los aires acondicionados a tope; yo salgo a correr a mediodía. Por aquello de las sensaciones, si recuerdan ustedes.

Y mis aliados son:

Por la mañana, siempre que puedo, agua, mucha agua, utilizando la táctica saharaui de los camellos y dromedarios de almacenar para cuando no haya. Bien del grifo o, si encarta, agua de Lanjarón.


En cuanto llego a casa, después de correr, para reponer los tres kilos que vengo a perder, con la espumilla blanca de la deshidratación en la comisura de los labios… Aquarius. Lo descubrí en Carchuna, tras una insolación. Desde entonces no falta en casa. Aquarius de naranja o de cola. Aquarius siempre.


Y, con la comida, haya lo que haya, un gran vaso de gazpacho Alvalle con hielo. Hay otros, los hay caseros y muy buenos. Pero mi gazpacho, Alvalle.


Y, a la caída de la tarde, por supuesto, llega la hora de la birra, de esa cerveza que se viste de verde y tanto nos gusta: la maravillosa, única e indispensable Alhambra 1925.


Y sí, vale, también alguna cañita de barril he llegado a beberme. Que, aunque yo no soy ése, podría serlo. Sin duda.

Porque beber rima con correr y nuestro color, ya lo saben ustedes, es el Verde.

Sí. Estamos locos. Pero nos gusta.

Jesús Lens.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

EL BULEVAR DEL MIEDO

“El bulevar del miedo” es una apreciable novela de la escritora Juana Salabert, publicada por Alianza Editorial que, por lo primero que destaca es por la extraordinaria foto de su portada, titulada “Embajador nazi en España”, presidida por una enorme cruz gamada, un grupo de los temidos moros de Franco a caballo y, al fondo, uno de los más emblemáticos edificios de Madrid. Una fotografía en blanco y negro cargada de simbología y fuerza. Una ilustración que te ayuda a meterte en la historia cada vez que coges el libro y continúan la lectura.

Una lectura que nos lleva a dos ciudades muy diferentes, casi contradictorias, en dos épocas muy diferentes, pero a las que la autora ha sabido encontrar un hilo conductor muy especial: el de los sueños frustrados, las promesas incumplidas y las esperanzas rotas.

Por un lado, el Madrid de los primeros años cuarenta en que Europa se desangraba en una Guerra Mundial cuyo salvaje prólogo ya se había cerrado en España, en la Guerra Civil. Una España en la que los nazis campaban a su antojo, no obstante la teórica neutralidad dispuesta por Franco. Una neutralidad que se demostró partidista, interesada y, sobre todo, muy inteligente, para desgracia de los españoles.

La segunda ciudad protagonista de “El bulevar del miedo” es el París que, en mayo del 68, hacía pensar que otro mundo podría ser posible. Ese París que, como escribiera Vila Matas, no se muere nunca. Una ciudad que sería la capital oficiosa de un mundo enamorado del arte, la creatividad, la belleza y la hermosura.


Y por esas dos ciudades transita, en momentos muy diferentes de su vida, Federico Fernet, hijo de un pintor republicano al que las circunstancias sitúan en unas situaciones y compañías muy paradójicas. Desde la hermosa, intrigante y fascinante Frieda al engañoso y sibilino Mosieur Maurice, quiénes tienen montado en Madrid un jugoso tinglado de tráfico de obras de arte provenientes del expolio que los nazis estaban haciendo en Francia.


Las relaciones vampíricas que se establecen entre ellos y esa mezcla de atracción/repulsión con que el mal siempre trata de seducir a los espíritus jóvenes, idealistas, sensibles y con amplitud de miras.

En “El bulevar del miedo”, Juana Salabert sube al joven Fernet a un alambre, muy alto, en mitad de la Gran Vía madrileña, y le obliga a bailar sobre él, ante la miranda atenta de unos lectores que ven sus heroicos esfuerzos y sus apurados escorzos, intentando no perder el equilibrio. Una narración tensa, con unas descripciones muy poderosas y que denota la exquisita sensibilidad de su autora. Una novela de lectura continua en la que su autora es muy exigente con el lector, no dándole tregua en ningún momento, por lo que quedado entre las finalistas del Premio Hammett de Semana Negra junto a “Chamamé”, “Pájaro en mano”, “El imán y la brújula” y “Delincuente argentino”.

Una novela compleja en que la tormentosa situación internacional contribuye a generar unas apasionadas relaciones entre los personajes, para quiénes parece cumplirse una de las más célebres maldiciones de la milenaria cultura china: “te deseo que vivas tiempos interesantes”.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , , ,