Un niño de catorce años puede ir al botellón, pero no a un gimnasio

Buenas, soy Emilio Calatayud. Como son muchas más las cosas que no sé que las que sé, el otro día me enteré, gracias a unas madres -si no fueran por ellas, aún sabría menos- de que los niños de catorce años no pueden entrar en los gimnasios o en algunas museos -incluidos aquellos que, en…

Continuar leyendo →