Los insultos de ayer: miedica o cuatro ojos, y los de hoy: guarra (y eso como mínimo)

Buenas, soy Emilio Calatayud. No quiero parecer nostálgico, pero antes, en mis tiempos, éramos más educados hasta para insultar. Como mucho, decíamos a la víctima: miedica, cuatro ojos y, cuando la cosa ya era muy grave: ‘Te juro por mi madre que como te acerques, te escupo’. Hoy, en cambio, y hablo por mi experiencia…

Continuar leyendo →