El cartero llamó muchas veces, gracias por vuestras postales para los niños encerrados: se las haremos llegar

Hola, soy Carlos Morán, el compañero de blog de don Emilio. El pasado verano pusimos en marcha una iniciativa para recordar que existe el correo tradicional y os pedimos que nos mandaseis postales con mensajes de aliento para los niños encerrados por haber delinquido. No hemos vencido ‘al Internet’, ni lo pretendíamos, pero el balance…

Continuar leyendo →

A algunos de los chicos que encierro les digo: “Allí dentro vas a reencontrarte con el niño que eres. Y llorarás como un niño”

  Buenas, soy Emilio Calatayud. A algunos de los chicos a los que tengo que encerrar, especialmente a aquellos a los que veo más irreflexivos (que se comportan como si la cosa no fuera con ellos), tengo que recordarles que son niños. Les digo: “En el centro de internamiento vas a reencontrarte con el niño…

Continuar leyendo →

Otra postal vuestra para mis ‘choricillos’ encerrados: “Viajar nos descubre una necesidad universal: querer y ser queridos”

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Como estamos a punto de entrar en un nuevo fin de semana de verano -el último de agosto, por cierto-, lo celebramos con otra de las postales que nos habéis mandado para dar ánimos a los niños que tenemos encerrados por haber delinquido. Nos ha llegado desde las playas de…

Continuar leyendo →

Los niños que solo consiguen ser libres cuando los encerramos

    Buenas, soy Emilio Calatayud. Acabo de participar en los cursos de verano sobre menores que se celebran anualmente en la localidad almeriense de Purchena y que ya van por su XIX edición. En mi opinión, son una cita ineludible para cualquiera que esté interesado en la materia. Gracias a la Universidad de Almería…

Continuar leyendo →

Cuando en un centro de internamiento de menores se cierran las celdas por la noche, solo se oyen llantos de niños

Buenas, soy Emilio Calatayud. He visto las imágenes del exconsejero catalán Santi Vila saliendo de la prisión de Estremera y tenía el rostro desencajado. “Es una situación desoladora, terrible”, ha dicho. Y de inmediato me ha venido a la cabeza una descripción que siempre comentó en mis charlas. Cuando en un centro de internamiento de menores…

Continuar leyendo →