Estoy comiendo tomates y pimientos cultivados por mis choricillos: solo me hacen regalos los niños a los que condeno

  Buenas, soy Emilio Calatayud. No es la noticia del siglo, pero es más importante de lo que parece: estoy comiendo tomates y pimientos cultivados por mis choricillos en los campos cercanos al centro de internamiento de Tierras de Oria, en Almería. Además de aprender un oficio, esta actividad sirve para recuperar terrenos que habían…

Continuar leyendo →

Aunque me llamen ‘Malatayú’, he llegado a sentir cariño por muchos de mis ‘choricillos’

  Buenas, soy Emilio Calatayud. A lo largo de mi vida, he juzgado a miles de niños y adolescentes. ¡Miles! Ufff, es que ya voy ‘p’arriba’. Pues bien, y como ya es hora de ir haciendo balance (no es que no me vaya a jubilar todavía), puedo decir que he llegado a sentir cariño por…

Continuar leyendo →

Los niños a los que he condenado me han enseñado agradecimiento y cariño

Buenas, soy Emilio Calatayud. Me pregunta Carlos qué es lo que me han enseñado mis ‘choricillos’, como les digo cariñosamente. No tengo que pensármelo ni un instante: agradecimiento y cariño. No es automático, claro. Se necesita tiempo, esfuerzo y la colaboración de muchas personas, pero al final del camino (por lo general, porque también hay…

Continuar leyendo →

El día que los policías aplauden a los ‘choricillos’

Buenas, soy Emilio Calatayud. Hoy hemos vivido una jornada muy especial en los juzgados y la fiscalía de Menores de Granada. Como cada año, el coro del centro de internamiento de menores infractores de Oria (Almería) y del de Purchena (también en Almería) ha venido a cantarnos unos cuantos villancicos y a traernos unos regalos….

Continuar leyendo →