Las apariencias engañan y más si vas en bañador: a mí me han confundido varias veces con un hamaquero de playa

  Buenas, soy Emilio Calatayud. No os fieis de las apariencias, porque las apariencias engañan. Y más si vas en bañador. Cuando iba a la playa, lo he dejado porque soporto mal el calor, me ponía mi gorrilla y mi riñonera y paseaba por la orilla. Pues más de una vez y más de dos,…

Continuar leyendo →

Las apariencias engañan: ya me han confundido tres veces con un hamaquero de playa y yo tan feliz

  Buenas, soy Emilio Calatayud. En el anterior comentario decíamos que las apariencias engañan, que un hijo puede comportarse como un niño modelo en casa y ser un gamberro, o algo peor, cuando sale a la calle. Pero lo de las apariencias engañan no tiene solo un lado inquietante. También existe la versión cómica. Estando…

Continuar leyendo →

Las apariencias engañan: hijo cariñoso y educado en casa y delincuente por la noche

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Las apariencias engañan para bien y para mal. No todos los menores delincuentes parecen menores delincuentes. Ni mucho menos. No lo llevan escrito en la frente. No se diferencian en nada de nuestros hijos. De hecho, pueden ser nuestros hijos. Si os dais cuenta, cuando se detiene a un terrorista,…

Continuar leyendo →