Mientras hay descerebrados de fiesta los abuelos se sacrifican: “Cumplo 88 años y no lo celebraré con mis hijos y mis nietos”

 

Foto: Ramón L. Pérez

Buenas, soy Emilio Calatayud. Carmen ha cumplido 88 años y sigue viviendo en semi aislamiento. Ha ahorrado unos eurillos para que sus hijos y sus nietos se tomen unas cañas y unas tapas a su salud, que, por cierto, es buena. Ella no estará con ellos. “Cumplo 88 años y no lo celebraré con mi familia. Pero les convido y eso me alegra”.  A ver si aprenden algo de los sacrificios de los abuelos los descerebrados de las fiestas ilegales.

Felicidades, Carmen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.