Cuando un hijo cumpla los 18, ‘regalarle’ esta frase: “Ya eres mayor de edad para lo bueno y para lo malo”

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. A ver si la red social está hoy generosa y os deja ver a todos este mensaje, ja, ja, ja. Si no, ya sabéis, directos al blog.

Al grano, cuando un hijo cumpla los 18 años, ‘regalarle’ esta frase: “Ya eres mayor de edad para lo bueno y para lo malo”. Es importante que lo tengan claro por dos razones: para que no se olviden de que la vida son derechos y obligaciones y, segundo, para que no se arruguen ante las dificultades que les aguardan.

Podéis explicarle lo bueno, pero yo me extendería más sobre lo malo: por ejemplo, si metéis la pata, vais a la cárcel, se acabaron las segundas oportunidades. Yo se lo digo a los jóvenes que juzgo y están a punto de alcanzar la mayoría de edad. Y suele funcionar. No siempre, pero sí la mayoría de las veces. Madurar es entender la realidad tal y como es y no como nos gustaría que fuese.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.