Don Emilio: “Cuando castigaba a mis hijos me quedaba fastidiado, pero era necesario”

 

Foto: Ramón L. Pérez

Hola, soy Carlos Morán. Hoy no damos parte médico, porque ya empezamos a parecernos al señor que informa sobre el avance del coronavirus en España (¡ojo, que lo hace bien!). En cualquier caso, a don Emilio la baja le está sentando bien. Que se preparen los ‘choricillos’ porque está cargando las pilas. Y siempre hay un momento para comentar alguna jugada. No sé cómo pero hemos acabado hablando de la complicada tarea de reprender a los hijos y ponerles límites. Coincidiremos en que, en principio, parece más cómodo colcarse de perfil y a verlas venir. Pero a la larga no es una buena idea. Hasta a un ‘profesional del castigo’ como es don Emilio le daba cosa corregir a sus hijos cuando estaban en edad de ser corregidos. “Cuando castigaba a mis hijos me quedaba fastidiado, pero era necesario. Y si a mí me fastidiaba, imagínate a ellos. Es natural. Pero esa es la forma de crecer como padres y como hijos. Digan lo que digan, no se ha inventado nada mejor”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.